LalaKitchen Trufas Rocher

Tachín Tachín! ¡Ya están aquí! Mi versión de los bombones Ferrero.

Por supuestísimo que desde mi punto de vista éstos están infinitamente más ricos que los originales, el sabor de la manteca de cacao y cacao crudos son insuperables y además cuando te los comes, el placer es doble, pues sabes que los ingredientes, al ser crudos, naturales y de primera calidad son bien recibidos por tu cuerpo, que a pesar de tratarse de un capricho dulce, hay nutrientes importantes, no como en los dulces industriales o hechos con azúcar blanco, harinas blancas y lácteos, que no te aportan nada de nada, si no que te quitan. De hecho este es uno de los detalles que más me gusta de este tipo de repostería. Que nunca-nunca resta y que siempre tiene algo que sumar (además de kilos si te pasas!) juasjuasjuas ¡para que vamos a engañarnos!. Lo único que les falta a estos bombones para ser iguales que los originales es la esfera de galleta, pero eso no importa, porque el centro y el chocolate son taaan buenos, el crujiente de avellanas y nibs de cacao de fuera es taaaan rico que ese mínimo detalle que los diferencia pasa desapercibido.

Tenía muchas ganas de hacerlos, hacía tiempo que los tenía en mente. Los Ferrero Rocher siempre fueron mi perdición de chiquita. Mi padre me traía cajas cada vez que regresaba de uno de sus viajes a Alemania. Yo los devoraba uno tras otro y pegaba sus pegatinas en mi ventana. Lástima no tener una foto de esa ventana, porque acabó siendo un poema.

Ahora ya hace años que no los como, dejaron de apetecerme cuando me volqué en la comida sana. Pues los originales están hasta arriba de azúcar blanco y sucedáneo de leche de vaca entre otras cosas no muy recomendables.

Que por cierto, en esta ocasión he decidido hacerlos con caramelo de dátil (casero, abajo explico cómo hacerlo) ya que es una manera de endulzar y obtener a la vez muchos minerales. Creo que ya he dicho muchas veces que los dátiles son uno de mis endulzantes favoritos. ¡Cero procesamiento y además ligeramente alcalinizantes! eso si… cuidado no los compres abrillantados! tienen que ser naturales. Deglet Nour que no es una marca, si no un tipo de dátil, son mis favoritos.

Aunque como imagino que ya sabéis, en mis postres normalmente me gusta mantener los alimentos crudos (pues de esa manera se conservan intactos nutrientes y enzimas) para esta receta he decidido saltarme la norma y he optado por tostar ligeramente las avellanas en casa. Creo que esta semana ha quedado más que claro que soy una persona flexible ;-)

Este paso, que es totalmente opcional, le aporta un aroma al bombón que realmente merece la pena. Eso si, no se vale comprar las avellanas tostadas, es requisito indispensable hacerlo en casa con cuidado y al horno, para obtener el punto justo de cocción en la que desprenden el aroma pero no llegan a chamuscarse, ya que si nos pasamos, igual que con las que compramos tostadas, sus ácidos grasos poliinsaturados pueden chamuscarse y al chamuscarse, enranciarse y las grasas enranciadas no son precisamente buenas para nuestra salud, pues son generadoras de radicales libres y éstos a su vez provocan envejecimiento celular. Uo o oh! ¿y quién quiere eso? Yo nooooo!!!!

Cuando las tuestes en casa hazlo con el horno a unos 150 grados y vigila para que no se te pasen. Normalmente están listos en unos 10 minutos, pero insisto: ¡vigila!

Va! Vamos a por la receta! Que no es para nada de nada complicada, aunque veáis muchos pasos (eso es porque me gusta explicarlo todo muy bien). Esta receta se puede hacer perfectamente con niños. Van a disfrutar muchísimo haciendo las bolitas y recubriéndolas después. Y tu vas a disfrutar muchísimo limpiando el desaguisado también ;-P

A ver si os conquisto con mis Rocher! hahahaha ;-P

 

BOMBONES ROCHER:

Cantidad: unas 20 trufas
Tiempo: 30 min + 6h congelado + 30 min
Utensilios: batidora

Ingredientes:

1 T – 150 g de avellanas crudas (tostadas al horno ligeramente)
1/3 T de cacao crudo
½ T de caramelo de dátil (o agave, un poco menos)
½ T de leche de avellana
40 g de manteca de cacao
1 c de vainilla o ½ vaina
pizca de sal

Cobertura de chocolate:

125 g de manteca de cacao   (unas 60 obleas o  ½ T + 1 C si la mides derretida)
1 T – 75 g de cacao
1/3 T – 90 g de agave crudo
¼ c de vainilla
pizca de sal
½ T de avellanas picadas (tostadas en casa)
½ T de nibs de cacao

LalaKitchen Trufas Rocher

Preparación:

  1. Para hacer la leche de avellanas, tritura en una batidora ½ T (75 g) de avellanas crudas con ½ L de agua y filtra con una bolsa de leche o similar. Reserva.
  1. Para hacer el caramelo de dátiles tritura una taza colmada de dátiles (carnosos y tiernos) deshuesados con 1/3 de taza de agua (más o menos). Ajusta el agua para triturar según veas que necesitas. Debe de quedar una pasta fina (sin grumos) densa, como una mermelada. Reserva.

Nota: Puedes hacer estas trufas con cualquier otro endulzante, por ejemplo agave (en ese caso pon un poco menos, ya que es muy dulce) o con azúcar de coco, panela, sirope de arce…

  1. Pon a calentar el agua para el baño maría en un olla pequeña, en la que puedas apoyar un bol de cristal encima, sin que llegue a tocar el agua. Cuando el agua rompa a hervir, coloca el bol encima, con la manteca y apaga y retira del fuego (de esta manera la manteca de cacao no se sobre calienta y continúa siendo cruda). Remueve para ayudar a que se derrita.
  1. Pon las avellanas junto con ½ T de leche de almendra en la batidora y tritura hasta que sea una masa fina, añade el caramelo, el cacao, la vainilla y la sal y vuelve a triturar. Una vez tengas la crema bastante fina, comprueba de dulce y ajusta a tu gusto si es necesario.
  1. Por último añade la manteca de cacao y tritura de nuevo, lo justo para que se incorpore bien.
  1. Retira de la batidora, pon en un tupper y lleva a congelar unas 6-8 horas.
  1. Cuando la masa haya enfriado y sea moldeable haz las bolas. No muy grandes, máximo 2 cm de diámetro, pues con la cobertura se agrandarán mucho.
  1. Una vez hechas vuelve a introducir en el congelador una hora más o menos, para que endurezcan de nuevo. LalaKitchen Trufas Rocher LalaKitchen Trufas Rocher LalaKitchen Trufas Rocher
  1. Prepara la cobertura, triturando ya sea con un cuchillo o con un robot el resto de avellanas tostadas. Reserva.
  1. Prepara la cobertura de chocolate haciendo el mismo baño maría que antes y poniendo la manteca a derretir.
  1. Una vez derretida añade el cacao, la vainilla y sal y mezcla bien con unas varillas o similar. Por último añade el agave y mezcla hasta que quede todo perfectamente incorporado.
  1. Prepara en un bol la mezcla de nibs de cacao y avellanas.
  1. Ahora sólo te queda bañar las trufas en la cobertura de chocolate y pasarlas después por el bol de nibs y avellanas para recubrirlas. Ten un papel de repostería a mano, sobre un plato o bandeja para ir colocando las trufas. Una vez hechas todas vuelve a introducir en el congelador para que solidifiquen bien.

Nota: para bañar las trufas en el chocolate, lo mejor es que te ayudes con dos tenedores, así hacen de “colador” y te será muy fácil retirar el exceso de cobertura.

  1. Estas trufas las puedes guardar en la nevera o en el congelador, en el congelador te aguantarán meses. Eso si, como están ricas y en su punto para degustar es en la nevera.

 

  • LalaKitchen Trufas Rocher
  • LalaKitchen Trufas Rocher

LalaKitchen Trufas Rocher

Compartir Artículo |

32 comentarios en “Trufas Rocher

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

  1. buah! impresionantes…que buenas que estan, superan a los bombones originales…y ahora que viene el calor si las sacas 10min antes de tomar el cafe…mmmm…las hice igual pero con una avellana en el interior

    1. hahaha, gracias Mar! si si, estoy totalmente de acuerdo, ¡superan de largo a los originales! :) besos preciosa y gracias! elka

  2. Buenas, excelente blog, me resultó muy interesante. Pero tengo dudas sobre este tipo de recetas u otras que combinan dulces (los dátiles o agave) con grasas de frutos secos u almidones. No sería una combinación compatible si seguimos las recomendaciones de la trofología y combinación de alimentos.