lalakitchen-trufas-praline-dos-versiones-web-1

¿Cuántas veces nos pasa que vemos un dulce delicioso, absolutamente tentador y deseamos comerlo a toda costa? Pero si por un casual, nos sucede (cosa extraña, reconozcámoslo) que antes de hincarle con los ojos cerrados y apasionadamente el diente, tenemos un momento de lucidez y recordamos mirar los ingredientes… ¡AAAAARG! ¡Todo nuestro gozo es susceptible de caer en picado en un pozo al descubrir que muy seguramente ese dulce tentador contiene leche el polvo, azúcar blanco, o peor, invertido, aromas… y un largo etc de ingredientes que será más o menos largo y rocambolesco según la procedencia y nivel de industrialización del dulce.

Al menos eso es lo que me pasa a mi :-)

Y me sucede incluso con las mejores y más refinadas marcas como por ejemplo la de Nicolás Vahé. Maestro chocolatero, cocinero y diseñador nórdico al que admiro rotundamente por el buen gusto que aplica en cada una de las cosas que hace, desde productos para la cocina como caprichos sibaritas del estilo de mostaza de frambuesa, de higos o kétchup deluxe.

Todo me gusta en él, me inspira y me tienta, pero es una lástima, porque pienso que a él, como a muchos otros grandes, sólo les queda un pequeño twist para lograr que sus increíbles productos sean absolutamente perfectos. Un pequeño clic en su conciencia que les haga intercambiar azúcares refinados o invertidos por otros más cuidados o para sustituir la leche desnatada en polvo por otra opción sin lactosa y así con todo lo que no es bonito y se deja sustituir.

Y aunque reconozco que en el caso de Nicolás me permito ciertas excepciones, pues mi chico se compra alguno de sus productos cada vez que visitamos The Room, nuestra tienda favorita en Ciutadella y ¡oh! ¿quién se puede resistir? también es cierto que eso provoca en mi un sentimiento de reto y superación de – voy a hacer un dulce igualmente caprichoso y tentador pero sin todo lo feo –

Estas trufas de hoy, queridísimos lectores, nacen exactamente de ese sentimiento de “vamos a hacer lo mismo, pero infinitamente más sano”.

Y aunque reconozco que estas trufas de falso praliné no son comparables a las de Nicolás Vahe, pues para eso tendría que seguir trabajándolas durante un buen tiempo, si que puedo anunciaros unas trufas escandalosamente deliciosas, rápidas y fáciles de hacer, hechas con ingredientes nobles y totalmente happy health & soul approved :-)

La base de las trufas está hecha además con ese resto que nos queda al hacer leche de almendra en casa, así que ya tenéis una excusa más para empezar a hacer vuestra propia leche vegetal en casa si es que aún no os habéis decidido… ¿Pero cómo?¿es eso posible? No no no, no puedes estar leyendo mi blog y no haber probado una leche de almendra casera aún… un inciso: ¡Visita mi tienda online para pedir tu bolsa y comenzar a hacer ya esta maravilla que prometido va a cambiar tu visión de leche vegetal!

Para hacer estas trufas también he utilizado un producto nuevo que tiene Salud Viva y que me parece perfecto como sustituto de todo aquello hecho con suero de leche y similar. Se trata de leche de coco en polvo ¡una bomba deliciosa y muy versátil! Que ya llevo unos meses utilizando y testeando en repostería y otros platos salados y que me vais a seguir viendo recetas porque me parece una opción maravillosa para crear.

De hecho, si no conocéis Salud Viva os recomiendo mucho una visita a su tienda online, allí encontraréis todos los productos que yo utilizo, como bayas, polvos verdes desintoxicantes, súper alimentos, cacao y maravillas como esta leche de coco en polvo que son perfectos de fondo de armario y para crear recetas tentadoras o batidos nutritivos o desintoxicantes en un pis pas.

¡Ah! por cierto…no me vaya a olvidar, ni se te ocurra creer que puedes tener un resultado espectacular con un cacao normal. Es muy importante que lo compres crudo, Salud Viva lo tiene delicioso. Lo digo porque el otro día me quedé sin y tuve que comprar de urgencia otro para un taller en Menorca. A pesar de haber escogido uno de mucha calidad, ecológico, puro y de comercio justo, no tenía NADA que ver. Casi me muero del susto cuando lo probé… wow… la diferencia es inmensa, así que ya sabes ¡busca cacao crudo!.

Oye! ¿me estoy enrollando? ¿quieres ver que fácil se hace esta receta? ¿te has limpiado las manos? ¡Va! Enciende tu música favorita, lávate las manos si aún no lo has hecho y súbete las mangas que vamos a cocinar :-)

Y luego me cuentas que te han parecido estas pequeñas e inocentes maravillas ¿si?¿lo harás?

TRUFAS DE “PRALINÉ” EN DOS VERSIONES

Cantidad: unas 8 trufas de cada
Tiempo: 20 min
Utensilios:

Ingredientes trufas coco & chocolate:

1/3 T de leche de coco en polvo de Salud Viva
1/4 T de pulpa de almendra seca o harina de almendra (ver info al final del post)
1/4 T de caramelo de dátil
3 C de cacao en polvo crudo de Salud Viva
1 C de aceite de coco derretido
1 c de coco rallado
pizca de sal

Ingredientes trufas coco, chocolate & fresa:

1/4 T de leche de coco en polvo de Salud Viva
1/4 T de pulpa de almendra seca o harina de almendra (ver info al final del post)
1/4 T de caramelo de dátil
3 C de cacao en polvo crudo Salud Viva
1 C de aceite de coco derretido
3 C de fresa en polvo de Salud Viva
pizca de sal

* La fresa en polvo se puede sustituir por frambuesa liofilizada, en ese caso tendrás que triturarla y tamizarla para retirar las semillas :-)

Preparación:

1. Tamiza en un bol la pulpa de almendra y la leche de coco en polvo. Añade el coco rayado o la fresa o frambuesa según versión.

2. Añade el caramelo de dátil y el aceite de coco y mezcla bien, primero con una cuchara de madera y después con las manos. Si la mezcla ha quedado demasiado blanda introduce una hora en el congelador para que endurezca y la puedas moldear.

3. Dales forma de trufa y recubre con cacao o fresa o frambuesa en polvo.

Nota 1: Si he dicho que estas trufas no son perfectas, es porque son de nevera y no pueden estar largo rato fuera de la nevera, especialmente en clima cálido. Así que guárdalas en un tarro de cristal hasta que las comas. Son sensibles al calor, así que sácalas en el momento de servir y sobre todo ¡no te las lleves de viaje!

Nota 2: La pulpa de almendra es el resto de hacer leche vegetal. Yo cada ve que me hago una leche de almendra congelo en resto que me queda (tengo una bolsa en el congelador) cuando tengo una buena cantidad, ese resto lo deshidrato durante horas, hasta que queda perfectamente seco y después lo pico y tamizo para hacer una harina fina que utilizo en diferentes recetas de mi blog.

Si te haces tu propia leche vegetal pero no tienes deshidratadora, que sepas que lo puedes secar sobre una bandeja de horno al sol (en verano) o en invierno sobre una estufa o cerca de una fuente de calor.

Si no te haces tu propia leche vegetal, siempre puedes hacer estas trufas con harina de almendra blanca comprada, aunque serán más grasas, más contundentes y tendrán algo más de textura.

Compartir Artículo |

Quizás también te interese

16 comentarios en “Trufas de “praliné” en dos versiones. Fáciles y exquisitas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Hola Elka,

    menuda pinta tienen! creo que este fin de semana me lo voy a pasar cocinando. :D
    También quería aprovechar para darte las gracias, porque no sé si eres consciente de como ayudas a gente como yo através de tu web. Hace unos meses ni siquiera me imaginaba que a día de hoy no bebería leche de origen animal, es más, que haría mi propia leche vegetal en casa con mi batidora profesional y con tus maravillosas bolsas, claro, que productos como la chia, el aceite, la manteca y el azucar de coco, así como los productos sin gluten y sin lactosa pasarían a formar parte de mi día a día casi sin enterarme. Cosas tan simples, como hacerme helado de frutas en casa en lugar de comprarlo en una heladería ya son parte de mis hábitos y, cuando antes me resultaba duro cada nuevo cambio, ahora me resulta emocionante pensar en nuevos sabores y alimentos que para mí eran desconocidos. De hecho, el día que descubrí tu web, recuerdo haberte escrito que no creía posible dejar de comer carne, y a día de hoy, puedo decir que mi consumo se ha reducido en un 80%, y esto ha ocurrido de manera inconsciente y en cuestión de pocos meses. Simplemente me resultan más llamativos los platos vegetarianos/veganos que un chuletón y no sabría explicar el por qué, quizás es mi propio cuerpo el que me dice lo que le sienta mejor.
    El caso es que nunca pensé que podría hacer un cambio así, y eso me motiva a seguir este camino y, como he dicho al principio, es gracias a ti. Por ello, muchísimas gracias Elka!!!

    Un beso, Mónica

    1. Hola Mónica! jo, menudo mensaje me acabas de enviar… ¡GRACIAS! gracias a ti por contármelo y ¡mi más sincera enhorabuena! me hace MUY FELIZ saber que de alguna manera te he estado acompañando y apoyando en este camino taaaan placentero y que tiene taaaantas recompensas! me quedo sin palabras para agradecer, pero quiero que sepas que mensajes como el tuyo me hacen seguir adelante con todo, y tratar de seguir dando lo mejor de mi, todo lo mejor que se. Así que seguiremos caminando juntas :-) Te quiero preguntar si me darías permiso para mostrar tu comentario en la que será mi nueva web. Estoy seleccionando algunos y el tuyo es maravilloso, me gustaría incuirlo, siempre, claro, que te parezca bien :-) Un beso MUY MUY GRANDE! elka

      1. Hola Elka,

        por supuesto que lo puedes utilizar. Si con mi comentario se puede ayudar de alguna manera a que más personas se animen al cambio, adelante!! Ojalá cada vez más personas se den cuenta que una alimentación sana consiste en un cambio de hábitos, no de sacrificios.

        Un beso, Mónica

  2. Hola guapa. Gracias mil por tus consejos, por tu dedicación y porque sin personas como tu no se que hariamos otras con problemas de salud digestiva cronica a las que la medicina alopatica no nos cura ni hace efecto.
    Mi pregunta es la siguiente: me gusta hacer bechamel con harina de almendras pero no me ha quedado claro como lo haces.
    1º leche de almendras
    2º congelarla
    3º deshidratar la pulpa que estaba congelada. Cuantas horas deshidratas?
    Y despues? Picar y tamizar? Como lo picas en la termomix por ejemplo?
    Muchisimas gracias y un abrazo

    1. Hola Marisa! muchas gracias por tu mensaje, me alegro mucho de que mi blog te sirva un poquitín de ayuda :)

      Vale, te explico como hago la harina de almendra:

      1. Cada vez que hago leche de almendras, guardo la pulpa sobrante (esto lo hago en el congelador, porque si lo hago en nevera se me echa a perder en dos días) y es mucho más eficaz deshidratar un buen montón de pulpa que de poquito a poco.
      2. Deshidrato la pulpa cuando tengo mucha acumulada.
      3. Una vez bien seca, como quedará grumosa la tengo que triturar bien (yo lo hago en el vaso de secos de vitamix, pero thermomix servirá igual)
      4. Es probable que una vez triturada aún queden algunos grumos o roquitas, así que la tamizo y descarto essa “rocas”.
      5. Ya la tengo lista para guardar y utilizar cuando necesite :-)
      Para hacer bechamel no se me a ocurrido… ya me contarás que tal te queda que me encantará saber! un beso enorme! elka