lalakitchen-pizarra

THE LALA KITCHEN BE HAPPY FÓRMULA

¿qué podemos hacer para estar más sanos y sentirnos más felices?

Quiero compartir mi mini guía de 10 pasos para la felicidad. ¡Te invito a que la pruebes! Si encuentras la lista es demasiado larga, no te agobies!! haz aquello que sientas que puedes hacer y proponte incrementar los ítems a medida que los vayas conquistando!

 

1. Toma un gran vaso de agua al levantarte

Mientras dormimos plácidamente, nuestros órganos aprovechan el reposo nocturno para poner orden y efectuar las tareas de limpieza (¡por eso es importante irse a la cama con una cena ligera y la digestión hecha!, para no darles trabajo extra y permitirles que se concentren en lo que es realmente importante).

Este es de hecho nuestro momento de ayuno más largo cada día. Por eso es tan interesante alargarlo lo máximo posible. Toma un buen vaso de agua templada o a temperatura ambiente (previo cepillado dental y de la lengua), para hidratarte, de esta manera colaborarás en la depuración de tu organismo, facilitando la salida de deshechos procesados durante la noche.

Si además eliges añadir un limón exprimido limpiarás tu sangre y tu hígado y aportarás alcalinización.

Otra forma de hacerlo, que es mi preferida, es beber agua saborizada, que es simplemente agua infusionada con frutas ecológicas o sus cáscaras o verduras como el pepino, a temperatura fresca durante la noche (delicioso el pepino&limón&menta). De esta manera parte de los nutrientes de los vegetales elegidos pasan al agua. Y ésta a su vez queda vitalizada (adquiere un mayor nivel de radiancia, que es energía, la cual es igual de importante en los alimentos que los nutrientes que nos aportan).

Sea como sea, asegúrate que bebes agua de calidad, ya sea de osmosis, embotellada o mejor aún ionizada.

Y para continuar el día, la mejor opción es eligir un desayuno suave, ya sea de frutas, licuado de verduras o un batido.

 

2. Baila, corre, salta, muévete. Suda.

Tan importante como comer bien, es ejercitarse. Da igual el formato que elijas, haz aquel que más te guste o que esté acorde con tus posibilidades, ¡pero hazlo! ¡Se constante!. Y si puedes elije hacerlo al aire libre, aprovecha ese momento para respirar aire fresco y sentir el sol, la brisa, el viento, la lluvia en tu piel.

Tiempo atrás, nuestros antepasados tenían que trabajárselo mucho físicamente para conseguir sus alimentos, hoy en día no solo no tenemos que salir a buscarlo (más allá del restaurante o supermercado ¡!), si no que además nos hemos convertido en seres enormemente sedentarios que además, por norma general tendemos a pasar nuestros días encerrados entre cuatro paredes.

Para mantener una buena forma física necesitamos bombear nuestra sangre, agitar nuestra linfa, sudar, ejercitar nuestro aparato motriz. Los monos, por ejemplo, que son nuestros primos hermanos en este planeta, tras levantarse por la mañana se pasan unas dos horas buscando su alimento. A mi me gusta pensar en ello cuando salgo a correr por la mañana. Así que me imagino como una mona (¡!) y me mantengo en ello, sabedora de que una vez me quite la ropa de deporte, difícilmente volveré a ponérmela ese mismo día.

 

3. Mima tu espíritu. Haz yoga, respira, medita.

Dedica un rato de tu día para cultivar tu corazón, ya sea haciendo yoga, respiraciones o meditación.¡Respira! aunque solo sean 5 minutos, 10, una hora. Consigue ese rato de introspección, de observación, de paz, de entrega, de reconocimiento, escucha los sonidos sutiles del universo, que laten dentro de ti. Pues están ahí, solo tienes que detenerte y pararte a escucharlos. Tan necesario es calmar el flujo de una mente que difícilmente nos ofrece silencio, como alimentar el cuerpo físico con alimentos.

– El silencio mental es el alimento de nuestro alma –

Y además cuando respiramos plenamente y conscientemente, ¡cosa que no hacemos casi nunca! ayudamos a la oxigenación de nuestras células y tejidos, colaboramos en su metabolismo, favoreciendo la eliminación de deshechos. Si tienes posibilidad de hacerlo en el exterior o con las ventanas abierta, hazlo, ¡verás que sensación de bienestar!

4. Come limpio

Ya sabes a lo que me refiero, ¿verdad?

Elige alimentos vivos, vegetales, que no estén procesados (o que hayan sido procesados lo mínimo). Elimina los alimentos que tengan conservantes, come germinados siempre que puedas. Añade fermentos. Trata de consumir el mínimo de harinas y almidones (si eliges patatas cocínalas siempre con su piel, y ecológicas por favor!!!).

Por norma general, si dudas de un alimento, piensa en si te haría salivar en su estado natural, crudo, sin cocinar, si podrías comértelo. De ser así ese es un buen alimento, si la respuesta es negativa, cómelo si te apetece mucho, cocínalo suavemente (vapor, escaldado u horno suave) y trata de no abusar de él.

 

5. Que al menos una de tus comidas sea 100% cruda y vegetal

¿Has escuchado hablar de la leucocitosis digestiva? Este es un fenómeno que se da en nuestra sangre cada vez que ingerimos alimentos cocinados. Se trata de la misma acción de defensa que realiza nuestro sistema inmunológico, cuando se pone en alerta ante la llegada de algo que considera dañino (normalmente un virus o un patógeno). Desde 1847, varios fueron los doctores que se dieron cuenta de este fenómeno, pero no fue hasta los estudios realizados por el Dr. Paul Kouchakoff a principios de 1900 que se confirmó que este fenómeno tan solo sucedía ante la ingesta de alimentos cocinados y nunca mediante los crudos y naturales.

Este fenómeno, que por norma general sucede un mínimo de 3 veces al día, provoca un agotamiento innecesario a nuestro sistema inmunológico, cosa que inevitablemente favorece nuestra debilidad y envejecimiento prematuro.

Fue el mismo Dr. Kouchakoff el que propuso esto que te digo: que al menos una de tus comidas sea cruda, de esa manera le aseguras un descanso de al menos 16 horas a tu sistema inmunológico. ¡Elige el desayuno o la cena!

 

6. Toma un gran batido verde o licuado de verduras al día

Sea cual sea tu alimentación actual, ¡hazlo! de esta manera te asegurarás la toma de una buena dosis de fruta, fibra y sobretodo de hojas verdes, clorofila y enzimas cada día.

De hecho, tal y como dice la Victoria Boutenko en su libro “La revolución verde” esta es una buena práctica para las personas que no toleran tanto vegetal crudo. Es una manera de reeducar al sistema digestivo y de recuperar poco a poco los niveles de ácido clorhídrico del estómago, tan necesario para la buena asimilación de los nutrientes.

Si eliges licuados (zumo sin fibra) tómalos con el estómago vacío para asegurarte que sus valiosos nutrientes llegan rápidamente a tu sangre para nutrir a tus células.

Si eliges batidos, asegúrate de saborearlos para facilitar así su digestión. ¡no olvides que el proceso de digestión comienza en la boca, mediante la correcta ensalivación de los alimentos!

 

7. Come mucha fruta

La fruta de temporada y cruda es la mejor fuente de hidratos de carbono (energía) que tenemos a nuestro alcance, éste es nuestro principal alimento fisiológico, el que digerimos mejor. No tengas miedo de abusar de la fruta. Si debes de tener miedo a algo, tenlo al consumo excesivo de grasas (cualquier tipo de grasa, frutos secos, semillas, aceites, aguacates…).

Preferiblemente toma la fruta sola o con ensaladas o en forma de batido o de helado casero. Como norma general, piensa que cuanto mas simple es mejor y trata de no mezclar frutas ácidas con frutas muy dulces ni frutas con frutos secos.

Cómela también mejor antes de las comidas o asegurándote que ya has hecho la digestión, piensa que las frutas se digieren muy muy rápido y que si hay alimentos en tu estómago que entorpezcan su digestión, éstas comenzarán a fermentar ¡causándote probablemente mas problemas que beneficios!

 

8. Dedica un rato a hacer aquello que te hace realmente feliz

Porque está muy bien entregar hacia fuera… ¡pero sin olvidarnos de nosotros mismos!

No nos damos cuenta y dejamos que pasen los días anteponiendo cualquier deber externo ante nuestras verdaderas inquietudes.

 

9. Duerme suficiente

Cuando nos sentimos descansados podemos vivir el nuevo día con el 100% de nuestra energía.

Además de regenerarse y oxigenarse nuestras células y tejidos durante el descanso, cuando dormimos las horas necesarias, que son unas 8h, nuestro sistema inmune también se fortalece, la mente procesa la información acumulada, liberando tensiones y recuerdos negativos.

Un buen descanso nos aporta optimismo, salud y energía.

 

10. Regala sonrisas

Esto no va a ser complicado si haces lo que pone en esta lista ¡la sonrisa la vas a llevar puesta de serie! ;-)

Y si no, el ejercicio también es simple, solo tienes que dibujar una sonrisa en tu cara y observar los cambios positivos que generas a tu alrededor. Verás que fácil es contagiar tu alegría. Y sentirte infinitamente más alegre al recibir un montón de sonrisas de vuelta.

Esa energía positiva que generas, te nutre y nutre a tus células y tu alma igual que lo hace el alimento que consumes.

Verás que con una sonrisa en tu rostro, las puertas delante de ti se abren como por arte de magia.

Compartir Artículo |

5 comentarios en “The LalaKitchen Be Happy Fórmula

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. GRACIAS LALA POR APORTARNOS TU FORMULA PARA LA FELICIDAD. ¡QUÉ BUENO! VEO QUE TENGO CASI UN 10. DESDE TUDELA TE MANDO UN ABRAZO LLENO DE AMOR, ESE AMOR QUE TU PONES EN LAS APORTACIONES QUE NOS HACES A LAS PERSONAS QUE ESTAMOS INTERESADAS EN HACER NUESTA VIDA CADA DÍA UN POQUITO MEJOR.

    1. Hola Araceli! ooh! que preciosa! y me éxito!!! un 10! YEAH! eso merece u brindis con un super zumo! ;-) Oye, Tudela ¿de Navarra? tengo mucha familia allí. Un beso grande regrande y muchas gracias por tu comentario! elka

  2. Elka! Me ha encantado tu lista! Es a la que yo aspiro, llevo un tiempo caminando en esta dirección e introduciendo nuevas rutinas maravillosas cada día. Felicidades por haber alcanzado ese estado de felicidad que irradias en todo lo que he podido ver que haces, tu precioso blog y tus deliciosos platos. Un abrazo, Verónica

    1. Hola Verónica, muchas graccias preciosa y mil diculpas por el retraso. En realidad es fácil, basta con priorizar nuestras necesidades y nuestros sueños para ser felices :-) Te mando un beso INMENSO. Elka

  3. Me encanta este decálogo, pura vitalidad, 100% Vida, tanto es así que lo he compartido.Poco a poco voy tomando alguno de estos magníficos hábitos. Gracias por ponerlo al alcance de todos nosotros.