sopa-verano-melon-albahaca-pepino

Las sopas frías son un auténtico must en estos meses de calor. Una de las cosas que más me gusta de ellas es que se hacen muy rápidamente y sin necesidad de encender los fuegos (¡bonus track muy a tener en cuenta!) porque yo no se a vosotras/os, pero a mi me en estos días de verano me da una pereza enorme entrar en la cocina a pasar calor. Además el cuerpo me pide básicamente alimentos frescos, acuosos, ligeros y platos rápidos que apenas tengan preparación.

Cierto que siempre tengo algo de cereal, patatas o legumbres cocinadas (que suelo hacer un par de días a la semana) y así de forma muy rápida, al medio día, puedo preparar ensaladas súper nutritivas, completas y complacientes. Eso es genial, y si aún no lo haces, deberías considerarlo, pues estos alimentos, una vez cocinados aguantan hasta 3 días en la nevera, con lo que son ideales para tener a mano.

El domingo, que es el día que hice esta sopa y os la propuse por las redes sociales, había agotado existencias y con el calor que hacía no tenía ganas ni de hervir un poco de pasta, así que simplemente la acompañamos con unas tostadas de pan de sarraceno casero con aguacate, lino, germinados y ya está.

Así tuvimos una comida deliciosa y completa, rica en proteínas, grasas e hidratos de carbono de primera calidad. Rica en omegas, vitaminas, enzimas, clorofila y fitonutrientes y libre de gluten, lácteos y procesados. En fin, lo habitual.

Y es que no lo dudes, no hay nada mejor para tu salud que la comida casera. Pues esta está libre de sustancias tóxicas que tu cuerpo no necesita y que suelen ser habituales en los productos envasados, sobre todo si no son ecológicos. Y son precisamente esas sustancias las que nuestro cuerpo tiende de acumular y las que empobrecen nuestra salud (azúcares, conservantes, sal refinada, aromas industriales, aceites hidrogenados, etc, etc…)

Por el contrario, si llenamos nuestra nevera de vegetales, frutas, germinados, tomamos fermentos como el chucrut, nos hacemos nuestros panes (o los compramos en un horno de total confianza que lo elaboren con harinas nobles, idealmente sin gluten y con masa madre) si comemos cereales como el arroz, la quinoa, el trigo sarraceno, y legumbre, si nos hacemos nuestras salsas, galletas y también helados, si usamos sal sin refinar y aceites de oliva y coco de primera presión en frío… podemos estar MUY SEGURAS/OS de que estamos colaborando con nuestra salud y la de nuestras familias.

¡No es tan difícil! Se trata de apostar por lo menos procesado y por lo más natural. Y si, es cierto, ponerle un poquito de ganas y empezar a cocinar y tener en cuenta de que como norma solemos comer más de lo realmente necesario… que una merienda puede ser una deliciosa rodaja de sandía o una cena la podemos hacer con unas simples tostadas y unas hojas verdes…

En fin, que me animo y me voy por la ramas. Que hoy sólo os traía la sopa, rápida, sencilla y deliciosa.

Que por cierto, es también perfecta si estás en modo “detox” ya sea porque el día anterior has salido a comer fuera y quieres aligerar (típico del verano, ¿verdad?) en ese caso puedes combinarla por ejemplo con los fideos de pepino que enlazo abajo, en recetas sugeridas, está dentro del artículo “After summer reset”. De esa manera tendrás una comida extra light y extra deliciosa, ligera, depurativa.

Y te entrará hambre más tarde seguro. En ese caso, ¡piensa en fruta! O un vaso de leche de almendra casera… no hay nada más rico. Y como siempre, MENOS ES MÁS.

sopa-verano-melon-albahaca-pepino

SOPA FRÍA DE MELÓN ALBAHACA Y PEPINO

Cantidad: 2 -3 personas
Tiempo: 10 minutos
Utensilios: batidora

Ingredientes:

1 melón dulce chiquitín o unas 4 o 5 rodajas de melón (mejor frío)
1 pepino con piel (mejor frío)
1/4 de aguacate
2 C de aceite de oliva
1 C de zumo de limón
un poco de ralladura de limón
1 puñado generoso de hojas de albahaca
sal al gusto

Extras:

pimienta recién molida para decorar
aceite de oliva
hojas de albahaca
flores comestibles

Preparación:

1. Pon todos los ingredientes de la sopa en la batidora y tritura hasta que no queden grumos. Si no está muy fría puedes añadir un par de hielos de agua o de leche vegetal.

2. Sirve bien fresquita con un poquito de aceite de oliva, pimienta recién molida, unas hojas de albahaca y si tienes flores comestibles, ya ves que le sientan genial.

 

Compartir Artículo |

26 comentarios en “Sopa fría de melón, albahaca y pepino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

  1. Hola Elka,
    Esta sopita se ha convertido en un plato estrella en mi casa. ¡Nos encanta! La hemos tomado como entrante, como plato principal o pláto único, en comidas o en cenas, nos da igual. Está tan buena… Gracias por compartir la receta.
    Un beso.

  2. Me encanta! Realmente deliciosa, rápida, sencilla, nutritiva y refrescante, y con ingredientes de los que solemos tener siempre en casa en verano! Es perfecta!