home-articulo

Me siento a escribir este artículo porque deseo compartir contigo mi experiencia en la dieta cruda y mi conclusión al respecto. Aviso que este es un artículo extenso. A pesar que no profundizo en ningún punto en concreto, pues eso me llevaría a escribir un libro (¡!) pero considero importante recorrer estos puntos antes de llegar a mi conclusión.

Tras llevar casi dos alimentándome con prácticamente el 100% de alimentos crudos, no puedo estar más convencida de que una dieta en la que éstos predominan es la mejor opción para mantenerse sano, vital e incluso recuperar y potenciar la salud. Si, evidentemente porque lo leí, y sigo leyendo muchos estudios. Existen notables evidencias de que es así, pero más importante para mi: porque lo he experimentado.

Ahora bien, desde mi experiencia, alimentación cruda NO es sinónimo de saludable per se, igual que el veganismo tampoco tiene porqué serlo (ni lo es la gran mayoría de las veces). Debo reconocer que en mi caminar he cometido errores y también he aprendido que como todo en la vida, este tipo de alimentación, tampoco tiene porqué ser buena para todos.

Escribo este artículo para ti, desde mi corazón, porque deseo que tu también puedas beneficiarte de los alimentos crudos, de una manera sencilla y viable, sin necesidad de tener que plantearte una dieta 100% crudivegana para obtener las promesas que se suelen promocionar desde el movimiento raw.

 

PARTE 1: UN POCO A CERCA DE DEL RAW FOOD

¿qué es el raw-vegan food o alimentación crudivegana?

Es una alimentación basada en alimentos vivos/crudos de procedencia vegetal. Una alimentación que por norma huye de los productos muy procesados, ya que estos que éstos están carentes de vitalidad y se alejan de nuestro alimento original.

Desde el raw food se entiende que el alimento vivo es el alimento natural, el cual podemos masticar, digerir, absorber y asimilar perfectamente, tal cual como lo prepara la naturaleza. Éste nos nutre y equilibra, se adapta a la perfección a la fisiología de nuestra digestión.

Todos los alimentos que se consumen son vegetales, crudos o que no hayan sido sometidos a temperaturas superiores a los 42 °C(hay quién prefiere trabajar a un máximo de 38 °C y quién llega hasta 48 °C, yo me quedo con los 42 °C). Esto es así para preservar intactas las enzimas de los alimentos, pues a partir de que estas se mueren, el alimento comienza a degradarse, desvitalizarse con la consecuente pérdida de nutrientes y vitaminas.

Las enzimas son indispensables para la vida, básicas para nuestra química corporal, se las conoce como “las chispas de la vida”, se encuentran en todos los seres vivos. El Dr. Edward Howell demostró como la ausencia de enzimas en los alimentos cocinados, roba enzimas metabólicas al cuerpo. De modo que los alimentos vivos nos permiten ahorrar nuestras enzimas porque ellos poseen las enzimas específicas para colaborar ampliamente con la digestión de ese preciso alimento.

Los principales beneficios de llevar una alimentación crudivegana equilibrada son:

–       Es una alimentación muy alcalinizante y depurativa

–       Ayuda a revertir el proceso de envejecimiento, pues se consumen alimentos con alto contenido de antioxidantes y enzimas, capaces de revitalizar y regenerar el organismo.

–       El organismo aprovecha mejor los nutrientes de los alimentos: vitaminas, minerales, proteínas, grasas, hidratos de carbono, fibra, enzimas y fitonutrientes, muchos de los cuales se alteran o se destruyen durante los procesos de cocción.

–       Favorece el proceso digestivo y estimula la producción de flora bacteriana benéfica.

–       Es desintoxicante: los alimentos crudos poseen un gran poder depurativo.

–        Mejora el funcionamiento del sistema inmune y de las células, elevando nuestras defensas.

–       Acompañada con ejercicio físico regular, ayuda a mantener el peso ideal.

Otro dato, quizás no tan comentado pero que personalmente a mi me ha causado gran impacto, es el que parte de los estudios realizados por el Dr. Paul Kouchakof a principios del siglo pasado, sobre miles de personas a las que analizaba la sangre tras la ingesta de distintos tipos de alimentos —y a diferentes intervalos— según el cual, el alimento crudo, a diferencia del que ha sido cocinado, no origina un incremento de glóbulos blancos en la sangre.

El aumento de glóbulos blancos en la sangre sucede siempre que nuestro sistema inmunológico detecta cuerpos o agentes extraños que pueden provocar infección e intoxicación de la sangre. Esta reacción fisiológica que suele suceder un mínimo de tres veces al día, distrae a nuestro “sabio mecanismo interior” de las funciones que son realmente importantes, generando un desgaste innecesario, de forma prácticamente constante.

Sin embargo, y atención que este dato es muy interesante, este mismo doctor descubrió que añadiendo el doble de alimentos crudos en una comida compuesta de crudos y cocinados ligeros (vapor, baño maría, horno), intercalando los bocados entre crudos y cocinados se neutraliza el efecto de los alimentos cocinados.

(Los datos de este estudio quedaron recogidos en el estudio “La influencia del alimento cocinado en la sangre de los humanos”, detallado en el libro de Kouchakof Nuevas leyes de la alimentación humana, publicado en 1937 en Lausanne, Suiza, por la Societ. Vaudoise de Sciences Naturelles.)

Cabe apuntar que dentro de la alimentación crudivegana, existen varias tendencias principales, como la propuesta por la Dra. Ann Wigmore (Hipocrattes Health Institute), fiel promotora del poder de la hierba de trigo, los germinados, los licuados, los fermentos. El Dr. Gabriel Cousens (Tree Of Life), que une la alimentación crudivegana con el ayurveda, El Dr. Douglas Graham, creador del 801010, que prefiere una dieta basada exclusivamente en frutas, hojas verdes y unas pocas semillas.

Estas tendencias quedan así mismo reflejadas en dos principales:

RAW GOURMET

(Acoge tanto a seguidores de la Dr. Ann Wigmore como el Dr. Grabriel Cousens, éstos sin lugar a duda con más tablas y principios que los aventurados al rawfood con total desconocimiento).

Esta tendencia es la más atractiva de las dos, sin duda, es la que encontramos en los restaurantes, pues gracias al uso del deshidratador y echando buena mano de frutos secos y semillas, se consiguen resultados tan sorprendentes como espectaculares (quesos, panes, patés, cremas, hamburguesas, pasteles, galletas…) que poco tienen que envidiar a la cocina tradicional, bueno… tan sólo una cosa: ¡el placer de degustar un plato caliente!.

Los alimentos más utilizados en esta tendencia son: frutas, verduras, hojas verdes, frutos secos, fermentos, algas y brotes de cereales y semillas. Así como un sinfín de condimentos como el tamari (o salsa de soja), aceites de calidad, vinagre de manzana , especies, cacao crudo, algarroba, azúcar de coco, agave crudo, estevia, etc…

Cierto es que los raw foodistas más estudiosos y refinados, echan buena mano de alimentos y prácticas maravillosas para depurar, nutrir nuestras células y potenciar la salud, como son el uso de fermentos, germinados, hierba de trigo…

Sin embargo, desde mi experiencia esta tendencia tiene grandes “peros” si no se lleva a cabo de manera consciente y equilibrada:

– Malas combinaciones de alimentos, mezclas densas y excesivas

– Alto consumo de grasas y frutos secos

– Uso de muchos condimentos acidificantes, como el vinagre de módena

– Largas horas de cocción para obtener platos atractivos.

 

801010 (diseñada por el Dr. Gouglas Graham)

La más retadora, sin duda. Aquí se apuesta por una alimentación basada principalmente en frutas, hojas verdes tiernas y unas pocas semillas.

80% hidratos de carbono (fruta) + 10% proteínas (hojas verdes) + 10% grasas (semillas)

En esta tendencia se hace especial hincapié en la actividad deportiva, el aire libre, el descanso nocturno y la luz del sol.

Además es muy explícita en cuanto al orden de las comidas y combinaciones de alimentos, por lo que requiere de mucha disciplina, pero por eso mismo resulta asombrosamente depurativa.

Yo me confieso una enamorada de 801010, sus resultados son tan inmediatos como espectaculares, no puedo evitar sentir especial admiración por aquellas personas que la siguen a rajatabla (es muy importante llevarla a cabo, sin errores, para no tener carencias de ningún tipo). Estas personas son normalmente grandes deportistas y entusiastas de la vida, que desprenden energía, salud y lo que yo llamo radiancia (que es para mi un halo de belleza interior proyectado como un aura hacia el exterior).

Sin duda para mi una forma muy natural, sencilla y rápida de alimentarse, depurar y alcanzar un estado de salud elevado.

Sin embargo llevarla a cabo de manera constante y a largo plazo supone un gran reto. Pues básicamente uno se alimenta de frutas, batidos y ensaladas. Un gran reto, tanto personal como por la vida familiar y social que tenemos, en la que cenas y comidas compartidas están a la orden del día.

Además esta alimentación supone una gran inversión diaria en frutas y verduras, pues es muy importante mantener niveles de consumo muy altos tanto de frutas como de hojas verdes para asegurarte que no tendrás carencias de ningún tipo.

Añadir que debido a que no vivimos en un clima tropical en el que hace tengamos una temperatura agradable constante y un abanico de frutas y verduras todo el año, esta alimentación se hace especialmente retadora de llevar en los meses de invierno, en los que las frutas no abundan y tenemos tendencia natural a desear otro tipo de alimentos que nos aporten confort y calienten el cuerpo.

 

PARTE 2: ALIMENTACIÓN CRUDA Y VEGANA

Convencida de que una dieta en la que predominan los alimentos crudos es la mejor, la gran pregunta me formulo es ¿cómo hacerla viable para todo el mundo?¿cómo aproximarla de manera real para que sea sostenible a largo plazo?¿cómo dar las claves necesarias para que todo aquel que realmente quiera ver incrementadas su salud y su vitalidad tenga acceso a sus beneficios, sin caer en extremismos?

¿Es necesario llevar una alimentación 100% crudivegana para tener una salud radiante?

Y mi respuesta es, definitivamente NO. Se puede alcanzar el estado de salud deseado, se puede rejuvenecer y radiar belleza con una alimentación con un alto porcentaje de frutas y verduras crudas, así como grasas de calidad.

De hecho, tras mis primeras experiencias con el raw food, debo decir que encuentro mucho más equilibrado el uso de cereales cocinados que el exceso de frutos secos en el que fácilmente se puede caer, en el intento desesperado de evitar a toda costa los cereales.

Dicho esto, decirte que esto que sigue es mi regalo para ti. Si eres una de las increíbles personas que ha decidido tomar las riendas de su salud, sigue leyendo, te aseguro que si te comprometes, las recompensas y satisfacción que experimentarás serán enormes.

Anotar que escribo este texto basándome en una alimentación vegana, si consumes productos animales, ya sean huevos, carnes, pescados o lácteos, no te sientas excluido, tu también puedes beneficiarte de mi enfoque :)

La primera gran pregunta es:

¿Cubre una dieta vegana que excluye alimentos procesados (como derivados de la soja) todos los nutrientes que necesitamos?

Definitivamente si. Una dieta que se basa en el consumo de frutas, verduras, semillas, cereales y algas nos aporta todas las vitaminas, minerales, ácidos grasos y amioácidos (proteínas) que necesitamos.

Con la excepción de la vitamina B12. Esta importantísima vitamina la crean bacterias que se encuentran en los suelos fértiles y que pasan al tracto digestivo en la ingesta de plantas y hierbas sin higienizar. Debido al uso de fertilizantes y abonos químicos que hacen que la vida sea difícil para estas bacterias, humanos y rumiantes comenzamos a tener serias deficiencias. Aunque es cierto que los comedores de carne lo tienen más fácil ya que la metabolizan a través de la carne de los animales de granja (normalmente suplementados de manera artificial por granjeros).

Además debido a la constante higienización a la que son sometidos nuestros productos antes de llegar a nuestra mesa, ésta se hace muy difícil de conseguir. Así que en cualquier caso se aconseja suplementarse para asegurar que no hay riesgo de carencia.

Frutas:

¿Sabías que la fruta es el único alimento que no necesitamos decorar con absolutamente nada para que nos resulte delicioso?¿Te lo habías parado a pensar? ¿eres capaz de salivar con una lechuga sin imaginar un plato?¿eres capaz de salivar viendo una vaca pastar?¿eres capaz de salivar viendo una fruta fresca, imaginando el momento en el que la vas a morder y disfrutar?

Las frutas crudas son nuestra comida fisiológica por excelencia. Éstas nos aportan energía (en forma de carbohidratos), se digieren rápidamente, tan solo tardan unos 20-30 minutos, sus nutrientes alcanzan rápidamente las membranas celulares. Tienen el poder de disolver y arrastrar otros residuos metabólicos y además no dejan restos. Son comida rápida y totalmente limpia. Y cuando están en su punto, son totalmente alcalinas.

Las frutas nos aportan minerales, vitaminas, ácidos grasos, aminoácidos y agua de primera calidad.

Hojas verdes:

Nos depuran, oxigenan, alcalinizan y mineralizan. En ellas encontramos todos los aminoácidos necesarios que nuestro organismo necesita para construir las tan debatidas y necesitadas proteínas. Además nos aportan clorofila, cuya estructura molecular es prácticamente igual a la hemoglobina de nuestra sangre (tan solo se diferencian por una molécula de hierro en nuestra sangre, versus una de magnesio en la clorofila de las plantas). Esta composición tan similar hace que la clorofila sea una perfecta regeneradora de nuestra sangre así como que transporte oxígeno a nuestras células y tejidos. También actúa como quelante, haciendo que metales pesados y residuos tóxicos derivados de una mala alimentación y polución sean expulsados de nuestras células.

Grasas saludables

Las grasas son necesarias para nuestra salud. Entre otras cosas, éstas protegen a las membranas celulares de la oxidación, lubrican articulaciones, ayudan a mantener nuestra piel hidratada, y protegen al sistema inmunológico. Pero deben de ser de calidad y consumidas con moderación. Se deben evitar al máximo las grasas sobrecalentadas, ya que estas son gravemente deterioradas y son grandes formadoras de radicales libres.

Las mejores fuentes de grasas son los frutos secos y semillas, aguacates, olivas, aceite de coco, de oliva y de aguacate (o cualquier aceite de calidad bien embotellado y protegido de la luz solar). Pero idealmente y principalmente de frutos secos, semillas y aguacates y olivas. Ya que éstos son la fuente original y tienen menor riesgo de enranciarse que los aceites.

Si queremos tener una buena salud y energía, debemos de prestar especial atención a la cantidad de grasas que consumimos, pues a pesar de ser necesarias, no necesitamos grandes cantidades para cubrir nuestras necesidades diarias. Además éstas son el alimento que más nos cuesta digerir.

Añadir muy brevemente que debemos de prestar especial atención en procurarnos Omega 3, las mejores fuentes de omega 3 en una dieta vegana son:

Lino, semillas chía, semillas de cáñamo

Una cucharada de cualquiera de estas semillas al día es suficiente para obtener la cantidad recomendada.

Hierro:

Mineral imprescindible y del que fácilmente tenemos carencias. Especialmente las mujeres, debido a la pérdida que tenemos durante la menstruación. Éste se encuentra fácilmente en una dieta vegetal, pero tenemos que procurar no tomarlo con alimentos como café o te ya que éstos inhiben su absorción. Por contra, la vitamina C ayuda a su absorción.

¿qué alimentos vegetales son ricos en hierro?

Hojas verdes
remolacha
col
lechuga
perejil
lentejas
quinoa
tempeh
orejones
uvas pasas
dátiles
semillas de sésamo
semillas de calabaza
semillas de girasol
algas

Calcio:

¿Si no tomamos lácteos, tendremos carencias de calcio? Mito. No voy a explayarme aquí acerca de lo mal que nos sienta la leche, si quieres puedes leerte este otro artículo, también encontrarás numerosos escritos y documentales en internet.

Pero si que voy a pedirte, que si realmente deseas mejorar tu estado de salud, evites totalmente los productos lácteos. Sobre todo los de vaca. En caso de que de momento sea muy difícil para ti evitarlos, redúcelos al máximo y elígelos de cabra u oveja, ya que al menos estos los podemos digerir un poco mejor.

¿qué alimentos vegetales son ricos en calcio?

Hojas verdes:
espinacas
endivias
acelgas
col

brócoli
pepino
algas
legumbres
tempeh

almendras
semillas de sésamo
higos
uvas pasas

Proteínas

Uno de los grandes mitos de nuestra sociedad. Y una de las grandes preguntas que todos los que no consumimos productos animales tenemos que contestar a menudo ¿cómo conseguimos nuestras proteínas si no consumimos productos animales?

Las proteínas se construyen a partir de aminoácidos. Existen 23 aminoácidos, 15 que nuestro cuerpo es capaz de fabricar y 8 llamados esenciales (significa que nuestro cuerpo no los genera, con lo que tenemos que conseguirlos en los alimentos).

Los aminoácidos son la base de todo proceso vital ya que son absolutamente necesarios en todos los procesos metabólicos.

Sus funciones más importantes son:

  • el transporte óptimo de nutrientes y
  • la optimización del almacenamiento de todos los nutrientes (es decir, agua, grasas, carbohidratos, proteínas, minerales y vitaminas).

De hecho, cuando consumimos un producto animal, como por ejemplo la carne, el cuerpo, para crear proteínas, primero tiene que romperlas en aminoácidos para volver a construir proteínas. Sin embargo cuando comemos alimentos vegetales ricos en aminoácidos, el cuerpo construye proteínas a partir de los aminoácidos. Como puedes observar. El cuerpo se ahorra un paso innecesario en la construcción de proteínas cuando coge los aminoácidos directamente de origen vegetal.

Todos los aminoácidos se encuentran de forma abundante en semillas, frutos secos, cereales, verduras, frutas y brotes. Y a diferencia de lo que se cree, no es necesario consumir proteínas completas en cada comida para cubrir las necesidades, éstas se pueden ir tomando a lo largo del día. así que si se sigue una dieta en la que éstos alimentos abundan de forma variada, tendremos nuestras necesidades cubiertas.

Encontramos aminoácidos en: semillas, cereales, verduras, frutas, setas y algas

Buenas fuentes de aminoácidos son:

Semillas
frutos secos
coliflor
espárragos

coles
brocoli
espinacas

legumbres
calabaza
setas

Unos pocos alimentos vegetales contienen TODOS los aminoácidos esenciales, considerándose así, proteína completa):

Quinoa
cáñamo
amaranto
trigo sarraceno
semillas chía

 

En caso de creer que se puede tener carencia, o cuando nos encontramos de viaje, se pueden tomar suplementos muy concentrados, como la proteína de cáñamo.

Germinados (brotes)

(No son estrictamente un grupo de alimentos, pero merecen mención especial debido a sus innumerables beneficios)

Son pequeñas bombas de salud (nutricionalmente hablando). Su riqueza enzimática, clorofila, aminoácidos, minerales, vitaminas y oligoelementos vivos los convierte en alimentos completos.

Cuando germinamos una semilla, sus enzimas se activan y generan una serie de transformaciones:

• Se sintetizan vitaminas.

• Las proteínas complejas se transforman en aminoácidos simples, haciendo que su contenido proteico sea más asimilable.

• Las grasas se transforman en ácidos grasos.

• El almidón se convierte en azúcares más simples que exigen menos esfuerzo al aparato digestivo.

• Las vitaminas (C y E ) y los minerales (calcio, fósforo, hierro, potasio y magnesio) se multiplican.

• Si los dejamos brotar hasta que aparecen las primeras hojas, se forma la clorofila, que es muy similar a la hemoglobina. La clorofila lleva oxígeno a las células y es muy desintoxicante y regeneradora del organismo.

• Los ácidos y las toxinas que de forma natural acompañan a la semilla se descomponen.

Así por ejemplo para que te hagas una idea:

En unos brotes de lentejas germinadas unos 4 o 5 días su fibra soluble (que ayuda entre otras cosas a regular los niveles de insulina, aumenta en un 300%) y la vitamina C puede multiplicarse hasta el 600% en tan solo 5 días en los brotes de trigo.

 

PARTE 3: UNA ALIMENTACIÓN RADIANTE ¿EN QUE CONSISTE?

Una alimentación RADIANTE es aquella que nos aporta vitalidad, energía, belleza y salud. Una alimentación limpia y muy alcalinizante, mediante la cual ofrecemos a nuestro cuerpo nutrición intensa y de primera calidad y mediante la cual facilitamos a nuestro organismo los procesos de nutrición, asimilación y limpieza.

Una alimentación en la que bocado a bocado sumemos salud en vez de llevar la cuenta a la inversa. Una alimentación que nos satisfaga, nos inspire, nos motive y nos conecte con la belleza de sentirse nutrido, ligero y radiante en salud y por lo tanto en belleza.

Ésta la conseguimos básicamente tomando un alto porcentaje de ingredientes crudos (especialmente frutas y verduras) y sobretodo llevando un ORDEN en las comidas, NO haciendo mezclas exageradas, de manera que facilitemos la correcta asimilación y aprovechamiento de los nutrientes de los alimentos que consumimos y eligiendo siempre alimentos que faciliten nuestro equilibro ácido-alcalino.

Es cierto que debido a años de malos hábitos en nuestra alimentación, cuando nos embarcamos en una alimentación saludable, tenemos mucho trabajo por resolver. Nuestros intestinos están sucios y nuestras digestiones pueden ser pesadas debido a la pobre flora bacteriana que tenemos, fruto de una dieta alta en alimentos cocinados y al abuso de medicamentos, podemos sentir hinchazón e incluso tener gases al principio, no hay que preocuparse. La buena noticia es que si adoptamos el hábito de comer armoniosamente poco a poco iremos depurando y conquistando la salud que deseamos.

Un signo inconfundible de toxicidad nos lo señala la regularidad con la que vamos al baño. Si no vamos con regularidad (al menos una vez al día), existe colapso.

Este se corrige fácilmente al adoptar una alimentación RADIANTE, respetar los descansos digestivos e incorporar los zumos y batidos verdes en nuestra alimentación.

Un buen apoyo al comienzo es tomar alimentos probióticos y fermentos, como el kéfir de agua y el chucrut (que no haya sido pasteurizado).

Comida a EVITAR en una alimentación radiante

– Comida muy procesada, empaquetada y con aditivos

– Bebidas gaseosas y zumos y bebidas pasteurizadas

– Lácteos, si puedes TODOS, si no al menos los de vaca.

– Fritos

– Productos de origen animal (carnes, huevos, pescados), si los consumes, mi recomendación es que los compres ecológicos y de mucha calidad.

– Productos procedentes de la soja que no hayan sido fermentados, pues ésta es de muy difícil digestión (si que se pueden utilizar puntualmente el miso, el tempeh, tamari o salsa de soja ya que debido a la fermentación éstos son predigeridos).

– Azúcares refinados

– Sal refinada (usar SIEMPRE sal de calidad, marina sin aditivos o del Himalaya)

– Harinas blancas, cereales que no sean integrales

– Cereales glutinosos

Es decir, una dieta RADIANTE es una dieta vegana, limpia, en la que por encima de todo, predominan las frutas y verduras de hoja en crudo, brotes, semillas y frutos secos (moderados), algas, con algunas verduras y cereales cocinados y puntualmente legumbres (digo puntualmente porque las legumbres, a pesar de ser portadoras de proteínas, son demasiado difíciles de digerir incluso germinadas).

Pero esto no es todo, para tener llevar una alimentación RADIANTE hay un punto de VITAL IMPORTANCIA que todavía tenemos que aclarar:

LA CORRECTA COMBINACIÓN DE LOS ALIMENTOS

NOTA AÑADIDA (octubre’15): A pesar de que comento este punto porque lo considero muy interesante para observar cada uno de nosotros, es cierto que mi visión ha cambiado desde el momento en el que escribí este artículo. Es cierto que opino que no hay hay que hacer combinaciones fuertes, como la de comer fruta después de una comida o fruta con cereales… sin embargo he estado observando cosas como la combinación de frutas dulces y ácidas o cereales con legumbres y en mi caso estas mezclas me sientan bien, así que desde aquí animo a que cada experimentemos y observemos el efecto de la combinación de alimentos.

¿Has oído hablar de la combinación de los alimentos? Ésta teoría que nace a principios del siglo XX, de la mano del Dr. John Tilden y el Dr. William Howard fue seguida y difundida por el Dr. Herbert Shelton y forma parte principal del higienismo.

Se basa en que cada uno de los grupos de alimentos tiene un tiempo diferente de digestión, así como que cada grupo de alimento requiere de diferentes tipos de enzimas para poder ser digeridos correctamente. Por estos motivos se insiste en la simplicidad de las comidas y evitar realizar mezclas excesivas que perturben la correcta asimilación de los alimentos.

Desde mi experiencia personal, este punto es esencial para obtener buenos resultados en la dieta. ¡Así que vamos a por él!

Si no estás familiarizado, lo que sigue ahora puede resultarte un poco denso y confuso, ¡no te asustes! No es tan difícil como parece al principio, ni debemos ser tan puristas como para volvernos locos, pero si que te invito a leerlo y asimilarlo con calma, pues como he dicho, ésta es para mi una de las principales claves del éxito en una alimentación RADIANTE.

 

COMBINACIÓN DE LOS ALIMENTOS

Estos son los diferentes grupos de alimentos:

  • Almidones: cereales (maíz, amaranto, mijo, trigo sarraceno, arroz, quinoa…), tubérculos (patatas, boniatos…), verduras de raíz (remolacha, nabo, zanahoria) y la calabaza y castañas.
  • Grasas: aguacate, aceitunas, coco, aceites, mantecas de frutos secos
  • Proteínas: frutos secos y semillas (nueces, sésamo, semillas de cáñamo, chia, lino…)
  • Verduras: todas las hojas verdes y verduras que no contengan almidón
  • Frutas: (se dividen en tres grupos):

       · Acidas: tomates, naranjas, limones, pomelos, manzanas ácidas, piña, kiwi, fresa, granadas…

       · Semiácidas: manzana, ciruelas, nectarina, albaricoque, melocotón, cerezas, moras…

       · Dulces: pera, papayas, dátiles, plátanos, chirimoya, caqui, higos, uva, mango, algarroba…

  • Melón y Sandía: se consideran un grupo aparte debido a su alto contenido en agua. No se recomienda mezclarlos con nada.
  • Otros alimentos ácidos: vinagre, tomate frito y el alcohol.
  • Otros: legumbres y setas (por su complejidad y difícil digestión)

¿Cómo combinan estos alimentos entre si?

Este es un gráfico en el que se ve claramente cuales son combinables. Si los círculos (grupos de alimentos) intersectan entre si, es que son combinables.

¡Puedes imprimirlo y tenerla en un lugar visible en tu cocina!

lalakitchen-tabla-combinaciones-alimentos

Y como norma general estos  cuatro puntos:

– Saber que las verduras y hojas verdes combinan con todo.

– Debemos de elegir un solo alimento concentrado por cada comida (almidón o proteína) ya que debida su complejidad es mejor combinarlos tan solo con verduras.

– Comer la fruta siempre con el estómago vacío.

– Postres de todo tipo siempre lejos de las comidas

 

Además existen una serie de pautas generales a tener en cuenta:

–  No comer si no tenemos hambre, estamos cansados o estresados.

–  Comer la fruta siempre con el estómago vacío o en combinación con hojas verdes.

–  Que las frutas y verduras de hoja crudas sean mayoría en tu día a día. Que tus ensaladas sean inmensas y el resto de platos acompañamientos.

–  No abusar de grasas y almidones.

–  No beber en abundancia antes y durante las comidas (pues se diluyen los jugos gástricos).

–  Incluir alimentos fermentados en nuestras comidas.

–  No picotear entre comidas. Dar siempre el tiempo de la digestión.

–  Masticar y comer conscientemente.

–  Si vas a consumir comida cocinada, acompañarla siempre antes y durante de abundantes vegetales crudos (el doble). Mediante este sencillo truco nos aseguramos amortiguar el “golpe” de alimentos que le son más difíciles de asimilar a nuestro organismo.

–  Si a la hora de comer te decides por incluir en tu plato algún alimento cocinado, mi recomendación es que elijas almidones o grasas como el aguacate y dejes las proteínas y grasas más densas (mantequillas de frutos secos) para la cena.

–  Añadir germinados a todas las comidas.

– Proponte hacer 1 o 2 comidas al día solo de alimentos crudos, esto le ofrece un buen descanso a tu organismo.

Sabiendo todo esto,

¿cómo podemos organizarnos en el día a día para asegurarnos una alimentación RADIANTE, limpia, alcalina, depurativa, nutritiva y desintoxicante mediante la que favorezcamos la correcta y fácil asimilación de los alimentos que consumimos?

En pro de favorecer la digestión y asimilación de los alimentos y evitar la fermentación y toxemia resultante, lo ideal es organizar el día empezando suavemente y poco a poco añadiendo alimentos y mezclas que requieren más tiempos de digestión. Con esta sencilla práctica y no picoteando entre las comidas, ayudaremos a nuestro cuerpo a funcionar sin contratiempos, tendremos mucha más energía, nos sentiremos más ligeros. Además, toda esa energía que normalmente queda derrochada en realizar complejas y continuas digestiones nuestro cuerpo podrá emplearla en funciones realmente mucho más interesantes que resultarán en nuestro rejuvenecimiento, belleza y radiancia.

 

ORDEN DE LAS COMIDAS

1. Empezar el día bebiendo agua y no comer hasta sentir realmente hambre, entonces optar por frutas, licuados o batidos verdes.

2. Al mediodía, comer algo de fruta y seguir con una comida abundante en ensalada y si se quiere añadir un alimento más denso, elegir aguacate. Si se desea algo cocinado, elegir almidones (tardan menos en digerirse que las proteínas).

3. Para cenar, empezar de nuevo con fruta y continuar con una ensalada o crema cruda. Añadir al menú proteína o grasa (independientemente de si es cocinado o no).

NOTA: si se quiere picar algo por la tarde, hacerlo unas cuatro horas después de comer y elegir cosas suaves como un batido de frutas, o un zumo verde, una crema de plátano con algarroba, unas trufas de dátiles y coco, una leche merengada.

A continuación unos ejemplos para que puedas organizarte. Verás que incluyo alimentos cocinados como verduras y cereales. Lo he hecho pensando en que la alimentación cruda sea accesible a todo el mundo, ya que cada uno estamos en nuestro camino y tenemos necesidades diferentes. Si prefieres comer 100% crudo, ¡adelante! Tan solo ten en cuenta las mezclas antes comentadas y asegúrate fruta antes de comer y platos bien grandes para evitar tener hambre entre horas.

 

DESAYUNO:

Es importante saber que durante nuestro descanso nocturno, nuestro cuerpo aprovecha para realizar las tareas de limpieza y desintoxicación. Éstas se detienen tan pronto como comemos algo.

Así que lo mejor que podemos hacer alargar al máximo el ayuno nocturno y NO desayunar nada hasta que tengamos realmente hambre.

Lo ideal es beber desde un vaso hasta un litro de agua, ya sea con limón o no (el agua con limón ayuda a alcalinizarnos y favorece al hígado en los procesos de limpieza) eso si, hay que tener en cuenta que el limón es un ácido muy potente y que tomado en abundancia puede deteriorar el esmalte dental (mi recomendación es enjuagarse la boca después).

Idealmente continuar con un jugo filtrado verde o un batido verde (green smoothie), estos pueden ser de ½ litro o 1 litro.

Otra buenísima opción es tomar un desayuno de frutas (tantas como gustes, para asegurarte energía hasta la hora de comer), como ya hemos visto anteriormente, las frutas nos aportan energía limpia y son grandes barrenderas de desechos.

¡Cómo ves de esta manera estás tomando un desayuno 100% raw, limpio y muy depurativo!

 

COMIDA:

Para evitar tener la tentación de picar dulce después de comer, he comprobado (como indica el Dr. Douglas Graham) que lo que es infalible es consumir una buena cantidad de fruta dulce antes de comer, ya sea en forma de batido o zumo (con hojas verdes) o fruta directamente. ¡Cómela veinte minutos antes de comer! Yo la tomo antes de comenzar a preparar la comida (así también evito picotear mientras cocino).

Otra buenísima práctica es la de hacer “monomeals”. Esto es algo muy practicado en la 801010 y a mi personalmente me encanta. Nada sienta mejor a nuestra energía y digestión que una sola fruta por vez. Puedes comerla en tanta abundancia como gustes o necesites ya que ésta va a digerirse sin problemas (recuerda, la fruta SIEMPRE con el estómago VACÍO).

Si no tienes tiempo para comer, una buena idea es sustituir la comida por un super green smoothie: rápido de hacer, fácil de “comer” energía y nutrición a tope. ¿Se puede pedir más?.

Pero si quieres comer un plato, ¿qué tipo de opciones serían ideales?

Teniendo en cuenta los puntos que hemos visto anteriormente acerca de la combinación de alimentos, esto son ejemplos de buenas opciones:

** LA ENSALADA SIEMPRE ABUNDANTE + GERMINADOS

– Ensalada verde + pasta exótica (receta en mi blog)

– The New Gazpacho + pasta exótica (receta en mi blog)

– Ensalada de quinoa con verdes y aguacate (aliñada con un poco de aceite)

– Ensalada verde + fideos de calabacín al vapor con salsa vegetal.

– Ensalada verdes + cereales con verduras

– Ensalada + pasta sin gluten con verduras

– Ensalada verde + verduras y patatas al horno

– Ensalada + hamburguesa de verduras y trigo sarraceno

– Crema cruda de verduras + cereales

– Ensalada + sopa con cereales

– Ensalada + sushi vegetal

– Espaguetis de calabacín con salsa de aguacate

– New gazpacho + pasta de calabacín con salsa sencilla de tomate

– Guacamole aligerado con nachos caseros o crudités + ensalada gigante

– Ensalada perfecta de zanahoria sin aliño cítrico (receta en mi blog) + calabazas al horno especiadas

 

CENA:

Dejar de 3 a 4 horas de digestión antes de ir a la cama y en el caso de no ser posible optar por una cena ligera.

Empezar de nuevo con algo de fruta unos 20 minutos antes de sentarte a cenar.

– Ensalada con aliño de naranja y tahini

– Ensalada verde + verduras al vapor y tempeh

– Ensalada y filetes de tempeh

– Ensalada + sopa de miso

– Ensalada y hummus de calabacín con crudités

– Ensalada y paté o queso vegetal con crackers o un pan sin gluten

– Falafels crudiveganos con hojas verdes (receta en mi blog)

– Ensalada + raviolis de calabacín (receta en mi blog)

– Espaguetis de calabacín con salsa de tomate y picada de frutos secos

– Lasaña crudivegana

– Ensalada de verdes y tomate con aliño sencillo + pizza esenia (receta en mi blog)

– Hummus de calabacín con crudités + ensalada

– Ensalada o crema cruda vegetal con creppes de sarraceno y verduras marinadas

– Patatas especiadas al horno con piel + ensalada

 

Cenas tardías:

– Pepino aliñado con limón y tamari

– The new gazpacho (receta en mi blog) o similar

– Unas hojas de lechuga y una sopa de miso

– Unas hojas de lechuga y una crema vegetal (cocinada o cruda)

– Fruta neutra (no muy dulce ni muy ácida)

 

Y para terminar, insistirte en que NO TE AGOBIES. Es más fácil de lo que parece. Te invito a que imprimas y releas este texto tantas veces como necesites, a que busques más información en internet, a que leas libros. ¡Respira! Date el tiempo y anda a tu ritmo.

Si debes de cambiar muchas cosas y el cambio se te hace cuesta arriba, empieza por añadir “buenas” costumbres y ya te desharás poco a poco de las “malas”. Es mejor empezar por algo e ir progresando poco a poco que aparcarlo para más tarde por miedo a los cambios.

Piensa que todo lo dicho no significa que nos hayamos quedado sin caprichos de por vida, para NADA aunque es cierto que cuanto mejor lo hagas (sobretodo al principio) más beneficios vas a obtener, recuerda que lo importante es el día a día, construir una buena base para permitirnos excepciones de vez en cuando.

Si has llegado hasta aquí. ¡Gracias por leerme! A pesar de su aparente extensión, este articulo no es más que una introducción a este estilo de vida. Poco a poco iremos profundizando en diferentes conceptos. Que sepas que si quieres, cuentas todo mi apoyo en este precioso viaje de la alimentación RADIANTE.

Compartir Artículo |

114 comentarios en “Raw Food para todos, una Alimentación Radiante

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*