Lalakitchen Mis Chips de Col - Kale Favoritas

¿Has probado ya las chips de col? De no ser así, hazme caso: la próxima vez que te encuentres con una col delante tuyo, no lo dudes, cómprala y hazte estas chips. Te van encantar, prometido. Y a tus hijos y tu marido y a tus papis, familiares y amigos. Nunca antes comer col fue tan adictivo.

Para esta receta he utilizado una variedad de col, bueno, más que una variedad de col, son las hojas de un tipo de col que se cultiva en Cataluña, y se llaman Espigall, éstas aparecen en la época de floración de la col, que es de enero a marzo. Son de una zona muy concreta de Cataluña, El Garraf, aunque desde hace un tiempo se ha ido expandiendo hacia la zona norte. Unas hojas totalmente infravaloradas, las últimas en salir en las paradas de los pageses y que ahora, junto con la col kale han vuelto a encontrar su lugar en el mundo moderno.

He decidido utilizar esta variedad, precisamente para mostraros que no es necesario tener una kale entre las manos para poder disfrutar del delicioso sabor a queso y del crujido de unas hojas verdes de col deshidratadas.

En mi experiencia sea cual sea la col que escojamos, las chips siempre quedan deliciosas. Si las vas a hacer con col rizada, la normal, la de toda la vida, lo único que tienes que hacer es escoger las hojas más verdes, retirarles el tallo grueso, trocearlas un poco y ya está.

Al final todas son coles, y aunque es cierto que la variedad kale es la más nutritiva de todas (casi casi un superfood) todas son buena fuente de clorofila, proteínas, vitaminas como la C (más que la naranja) y la A. También tienen mucho calcio, más que la leche incluso. Así que si vives en un lugar donde es difícil conseguir kale, no te preocupes, ya sabes que puedes utilizar la col que quieras. Que por cierto, yo en Menorca, antes de conseguir que mi dealer de verduras trajese kale, lo que hacía era pedir en el mercado las hojas exteriores y que normalmente se descartan de las coles.

Y esta receta… ¿favorita? pues si, lo reconozco, las hay más complicadas, más recargadas, más laboriosas… ¡pero no más deliciosas! Se tardan muy poquito en preparar y no se necesita batidora para hacer la mezcla. Tan solo un bol y unas manos limpias para incorporar el aliño en las hojas de col. Además como hice en el taller de snacks salados del mes de febrero, os doy la opción de hacerlas con horno, que a pesar de que dejan de ser crudas y por tanto se quedan cosas por el camino como la vitamina C y la vitalidad de la verdura, son igualmente sanas (siempre que no se chamusquen). Así que no hay excusas para no deleitarte con el sabor que recuerda al queso de estas deliciosas chips de col.

¿Y el sabor a queso?¿cómo es posible? pues gracias a la levadura nutricional, la cual aconsejo infinitamente antes que la levadura de cerveza, pues la de segunda además de ser un resto de la industria cervecera y por tanto muy inferior en cuanto a valor nutricional, suele ser amarga y no aporta el mismo resultado. Además la levadura nutricional no promueve el crecimiento de cándida mientras que la de cerveza está totalmente desaconsejada en caso de padecer sobrecrecimiento.

Que por cierto, recientemente mi amiga y coach nutricional Nuria Roura escribió un fantástico artículo en su blog, así que si deseas saber más a cerca de las diferencias entre la levadura de cerveza y la nutricional, te animo a leerlo y de paso a conocer su buenísimo trabajo.

Va! ¡y cómo no hay excusas ahora tienes que hacerlas y contarme que te han parecido! ;-)

lala-chips-1

MIS CHIPS DE COL FAVORITAS

· Cantidad: unos 150 g
· Tiempo: 12 horas
· Utensilios: deshidratadora u horno

Ingredientes:

250 g de hojas de col, kale o espigall sin los tallos
1/4 T de aceite de oliva de calidad
1/3 T de levadura nutricional
sal al gusto

lala-chips-3

Preparación:

1. Lava y retira el tallo de tus hojas de col. Seca con un centrifugador.

2. En un bol pon las hojas troceadas en trozos grandes y añade el resto de ingredientes. Mezcla muy bien con las manos.

lala-chips-2 lala-chips-5

3. Extiende en varias hojas de teflex, teniendo cuidado de que no estén muy amontonadas y pon a deshidratar unas 12h a 42°C dándoles la vuelta o mezclándolas con las manos un par de veces para que se hagan bien por todas partes. Otra opción es ponerlas la primera hora a 52°C y bajar la temperatura a 42°C a partir de la segunda hora (esta opción no compromete a las enzimas y sin embargo acorta el tiempo de deshidratación).

4. Retira de la deshidratadora cuando estén crujientes. Para conservarlas y que se mentengan bien crujientes lo mejor es ponerlas en una bolsa de zip dentro de la nevera (¡sobre todo si vives en un lugar tan húmedo como yo!).

5. Si no tienes deshidratadora, puedes hacerlas en el horno, poniéndolas sobre una bandeja en una hoja de papel de horno y calentándolo a 150°C con el ventilador y una vez las introduces lo bajas a 120°C. Estarán hechas en una media hora y tendrás que removerlas un par o tres de veces para que se hagan de manera uniforme y no se quemen.

* NOTA: Los tiempos y la temperatura de horno son aproximados, lo mejor es que la primera vez estés pendiente y apuntes los tiempos para la siguiente vez.

lala-chips-4

Compartir Artículo |

Quizás también te interese

32 comentarios en “Mis Chips de Col Favoritas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*