¿Por qué Lala?

Cierto, no me llamo Lala, me llamo Elka. Escogí este nombre porque siempre he utilizado esta onomatopeya en los mensajes con mis amigas, como una expresión de alegría.  Para mi lala transmite precisamente eso, ligereza, optimismo y despreocupación. Se trata de una actitud ante la vida que pienso que me caracteriza y eso es lo que deseo transmitir.

 ¿Qué alimentos me recomiendas eliminar de mi dieta?

Antes de contestar esta pregunta, quiero que sepas que no considero que la mía sea la verdad absoluta. ¿Existe? Yo creo que no. Además cada uno de nosotros tenemos realidades y necesidades diferentes, así que no voy a decirte que elimines la carne, el pescado o los huevos, si es que forman parte de tu dieta, aunque yo los he eliminado de la mía. (Sin embargo, he de decir que muy de vez en cuando como pescado o huevos, pero aun así supone menos del uno por ciento de mi alimentación anual).

Sí que existen los “tres enfants terribles”: lácteos, gluten y azúcar. Son muy inflamatorios, acidificantes y generadores de mucosidad, especialmente cuando no son de calidad. No es lo mismo un queso de cabra ecológico y artesano que uno de marca comercial, una harina de espelta ecológica e integral que una harina de trigo blanca, un azúcar blanco o integral que un azúcar de coco, una melaza o un sirope de arce ecológico… También marca una gran diferencia la frecuencia con que consumimos estos “alimentos”. Es decir, si es de forma esporádica o habitual.

Otros productos que es muy importante minimizar o mejor aún, retirar del todo, son los procesados. Están desnaturalizados, llenos de conservantes, sal y azúcar. ¡Malos, malísimos! Nuestro cuerpo no es capaz de reconocerlos y muchas de sus toxinas se acumulan en nuestros tejidos y generan poco a poco congestión hasta provocar una enfermedad, que según cuales sean nuestros puntos débiles se manifestará de una manera u otra.

Resumiendo: azúcar, harinas blancas (pan, pasta, etc.), bebidas envasadas (incluso zumos, que contienen muchísimo azúcar), bollería, aunque sea artesana, lácteos, snacks industriales, productos envasados que tengan conservantes y cualquier tipo de ingrediente que te cueste pronunciar.

Y entonces, ¿qué debo comer?

Frutas, hortalizas de todos los colores, muchas verduras de hoja verde, cereales sin gluten (arroz, trigo sarraceno, quinoa, amaranto), frutos secos al natural (almendras, avellanas, pistachos, semillas de girasol, sésamo y calabaza son los mejores), aceite de oliva, de coco, aguacate (como fuente de grasa), semillas de lino, chía, cáñamo y algas (como fuente de omega 3 son ¡muy, muy importantes!), azúcares naturales (con moderación; frutas secas sin sulfatar, dátiles, azúcar de coco, agave crudo, sirope de yacón, sirope de arce, melazas, xilitol y estevia) y alimentos fermentados (como el chucrut, el miso, el vinagre de manzana sin filtrar)…

¿Te suenan a chino estos ingredientes? No worries, prometo que pronto escribiré un artículo para que te familiarices con ellos.

Veo que haces comida raw food y otras veces cocinas, ¿en qué quedamos?

¡Buenísima pregunta! La verdad es que nada me apasiona más que alimentarme a base de ingredientes que han sido mimados al máximo y que incluso hemos “manipulado” amorosamente para extraer de ellos la máxima nutrición e incrementar su asimilación. En ese sentido soy una friki, ya que cuanto más natural, más nutritivo y más fácil de digerir es un alimento, ¡mejor! Y ésa debe ser la base de nuestra alimentación. Del raw food me apasiona eso. Pero, seamos sinceros, ¡a menudo requiere demasiada planificación y trabajo! Si nos ponemos a germinarlo todo, a hacer hierba de trigo, nuestras propias leches y quesos vegetales, deshidratados, etc., ¡corremos el peligro de esclavizarnos en la cocina! Además, desde mi punto de vista, no todo el raw food es bueno, puede haber mucho exceso de frutas, frutos secos y deshidratados.

El mejor raw food, el curativo, es muy poderoso, yo lo he experimentado y es el que recomiendo en situaciones de alarma. Pero reconozcámoslo: hay que estar decidido y comprometerse mucho con él, porque requiere mucha fuerza de voluntad, esfuerzo y dedicación.

La verdad es que ya llevo un largo camino recorrido, he aprendido muchas cosas, he experimentado muchísimo y también he tropezado a menudo. Hoy en día mi propósito principal es promover una alimentación saludable y antiinflamatoria y  hacerla viable para todo el mundo.

Así que aplicando mis conocimientos consigo platos tentadores, reconfortantes, deliciosos, equilibrados, de fácil digestión y con una carga nutricional muy importante.

¿Me puedes decir qué comes en un día?

OK, Aunque reconozco que es muy variable, y que depende mucho de la temporada.

Lo primero que tomo, tras la ducha, es un zumo verde sin fruta, que suele llevar pepino, lechuga y apio. Aunque suene a a que no está nada bueno, te lo prometo, es delicioso, la clave está en el equilibrio de los ingredientes. Pronto subiré la receta al blog.

Cuando me entra el hambre, hacia las diez o las once de la mañana, me hago de medio a un litro de un “súper smoothie verde”.

Para comer, suelo prepararme una buena ensalada con muchos germinados, algún cereal (normalmente, trigo sarraceno o arroz) o legumbre, y alguna fuente de grasa (aguacate, semillas de calabaza, girasol, cáñamo o sésamo). Con estos ingredientes preparo hamburguesas, creppes, pasta vegetal o los combino para convertirlos en un delicioso Buddah Bowl. Mira esta receta.

Como snack de tarde, opto por un zumo verde, un te matcha, un chai o un batido con semillas chía. Si es verano, algún sorbete inofensivo hecho en casa en cinco sólo minutos.

Me gusta cenar ligero ¡y temprano! Así que en invierno un básico suelen ser las cremas de verduras, especialmente la crema detox de brócoli que aparece en mi e-book de cremas de invierno, ¡me vuelve loca! Una sopa de miso, unas verduras salteadas o mi ensalada de cáñamo y algas, que es un plato rápido, delicioso y súper nutritivo. En verano suele ser una ensalada y/o una crema raw o similar.

Y así, básicamente, tengo presentes cada día y en cada comida el omega 3, las proteínas  y las grasas .

Vale, demasiadas cosas, soy principiante, ¿por dónde empiezo?

Sin duda, incorporando el zumo matinal y el “súper batido verde Lala Kitchen” (de regalo al apuntarte a mi newsletter) en tu día a día. El zumo matinal te limpia, depura, alcaliniza, oxigena y ayuda a expulsar las toxinas acumuladas durante la noche.

Ya para desayunar, un batido verde ¡pero no cualquiera! He seleccionado estratégicamente todos los ingredientes de mi súper batido verde para que éste resulte una bomba de salud. Mi recomendación es que lo utilices como básico y lo combines con otros batidos verdes que te gusten (tienes más ideas y recetas en mi blog).

Y si consumes ingredientes de la lista de los enfants terribles, te recomiendo que a lo largo de una semana los retires de uno en uno y observes cómo te sientes.

¿Y un hábito?

Cena temprano y/o ligero. No te vayas a la cama con la digestión a medias. ¡Ni te imaginas la cantidad de beneficios que puede hacer esto por ti! Pronto haré un artículo al respecto.

¿Qué máquina me recomiendas para empezar?

Una batidora potente. No hay máquina que vayas a amortizar más rápido, que te vaya a dar más alegrías y que te vaya a facilitar incrementar a pasos de gigante el consumo de verduras de hoja crudas. Además con una batidora potente en cinco minutos podrás hacer maravillosos y cremosos sorbetes y helados ¡a base de fruta! Es muy importante que la batidora sea potente, y con potente me refiero a que en menos de un minuto obtengas una textura sin rastro de grumos.

La que yo tengo, de la marca Vitamix, es una batidora fantástica que lleva dándome alegrías desde hace más de cinco años. La venden en Conasi. Sin embargo, reconozco que es una máquina cara. La buena noticia es que hoy en día hay alternativas que ofrecen el mismo resultado a un precio muchísimo más asequible. Mi favorita es esta.

PREGUNTAS PRÁCTICAS

¿Puedo hacer las recetas deshidratadas en el horno?

Sí que puedes. No serán crudas y el resultado final variará, pero las puedes hacer. Yo no las testeo todas, pero con algunas lo he hecho y he tenido buenos resultados.

Te recomiendo que pongas el horno a unos 160 °C, con aire, si es que tienes. Y sobre todo que la primera vez que hagas la receta estés muy pendiente, pues los tiempos pueden variar mucho y yo no te puedo guiar en eso. Lo que yo hago, cuando quiero hacer pruebas, es programarme una alarma cada media hora, así cada vez que suena voy al horno y chequeo como está.

También tienes que tener en cuenta que si la receta en deshidratadora pide dar la vuelta tu también tendrás que hacerlo (otra bandeja de horno te ayudará).

¿Qué medidas utilizas?

Son las medidas estándar americanas. Puedes comprar tazas y cucharas medidoras en tiendas de menaje o en Amazon. Utilizar estas medidas es muy rápido y muy práctico, ¡ya lo verás!

1 T = 250 ml
½ T =  125 ml
1/3 T = 80 ml
¼ T = 60 ml

1 C = 15 ml
1 c = 5 ml
½ c = 2,5 ml
¼ c = 1,25 ml

Equivalencias en gramos de algunos ingredientes habituales:

Anacardos: 1 T = 150 g
Nueces: 1 T = 100 g
Almendras: 1 T = 140 g
Trigo sarraceno: 1 T = 150 g
Cacao: 1 T = 70 g
Dátiles: 1 T =  180-200 g (con hueso)
Aceite de coco:  1/4 T = 40 g

Espero haber resuelto gran parte de tus dudas, si tienes alguna otra pregunta puedes escribirme a hola@lalakitchen.com y te la contestaré tan pronto como me sea posible.

Compartir Artículo |

11 comentarios en “FAQ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Hola Elka! estoy leyendo poco a poco todo el contenido de tu fantástico blog! i lo encuentro muy ameno practico i con muchas respuestas!!
    yo me hice una analítica de 185 alimentos para ver mis intolerancias i curiosamente soy intolerante al TRIGO, CEBADA, MAIZ, TRIGO SARRACENO, LEVADURA DE CERVEZA bueno mi pregunta es.

    Supongo que mi intolerancia no debe ser el gluten ya que el trigo sarraceno casi esta libre de gluten tengo entendido i en canvio no puedo tomarlo es AQUI donde estoy un poco liada.
    Bueno decirte que he empezado con zumos verdes cada día ya hace mas de un mes i he notado un canvio muy grande ahora no estoy nunca cansada es fantástico. bueno voy a apuntarme a la nelwester ya que estoy muy interesada con tu blog i también tus talleres, cuando veo tus recetas me pongo nerviosa pues querría comérmelas todas

    Bueno me gustaría si puedes darme algún consejo con el tema de la intolerancia
    muchas gracias, Roser