ensalada detox quesitos almendra raw pulpa almendra

Imagino que ya hace tiempo que te haces tu propia leche de almendras ¿verdad? si no es así, sigue leyendo que más adelante te voy tres motivos de peso para que empieces YA MISMO, pues estamos hablando de material delicado, uno de mis súper musts en la cocina saludable, consciente y vegetal…  como decía, si ya la estás haciendo ¡Ojalá que si!, es más que probable que busques ideas para reciclar la “pulpa” sobrante que se queda en la bolsa tras hacer la leche.

Pues bien, con esta ensalada que he preparado para el blog de Conasi, te doy una idea muy fácil y deliciosa de reciclarla. Verás que la receta te indica el uso de deshidratadora, es para quitar un poco de agua de los pimientos amarillos, si no tienes deshidratadora o quieres hacerlo en la versión rápida, puedes triturarlo directamente junto a la almendra y después estrujar el “queso” un poco con la bolsa de hacer leche o un colador para retirar el exceso de agua. O puedes hacer los pimientos un poco al horno o a la sartén.
Las bolitas resultantes son deliciosas y son el complemento ideal para cualquier ensalada, pues alegran cualquier plato, por sencillo que sea.

Además estas bolitas vienen caragadas de fibra de primerísima calidad así como calcio de muy fácil asimilación. Yo las encuentro exquisitas y una de las mejores maneras de reciclar rápidamente la pulpa de la leche vegetal.

Y regresando al inicio del texto… ¿Y porqué deberías estar haciéndote ya tu propia leche de almendra? Ay ay principalmente ¡PORQUE ES UNA AUTÉNTICA DELICIA! :) ahora te doy los tres motivos, pero antes quiero que sepas que desde mi punto de vista hay un antes y un después. En mi caso personal, comenzar a hacer mis propias leches vegetales significó una toma de conciencia sin vuelta atrás. Antes de eso yo llevaba una alimentación ecológica saludable, pero compraba muchos productos envasados. Hacerme mi propia leche fue para mi como empezar a ser autosuficiente ¡era tan fácil como triturar unas almendras con agua y tenía la leche vegetal más deliciosa que había probado nunca! Además ponía mi granito de arena en reducir los envases plásticos.

Desde la primera vez que la hice, no he vuelto a comprar una leche vegetal. Ninguna le llega a la altura, ni siquiera la que era mi favorita entre todas, una de arroz de la Finestra sul cielo, pues ahora noto que están desnaturalizadas y además o son aguadas o son demasiado dulces (a pesar de que los envases indican muchas veces, “sin azúcar añadido”).  Realmente, si no la estás haciendo aún, te animo a que lo pruebes ya mismo ¡Es muy fácil! Para empezar o necesitas más que una batidora y un paño o trapo limpio de lino y no te llevará más de 10 minutos la primera vez y 5 minutos cuando lo tengas de la mano. Puedes leer mi artículo sobre la leche de almendra, en el que explico como se hace.
Y por si aún no te animas, aquí van tres razones más:

– Porque se hace muy rápidamente, sin complicaciones y porque es una manera ideal de empezar a consumir menos productos procesados y más productos caseros.

– Porque cuando optamos por preprarnos los alimentos en casa, damos alimento de muchísima más calidad a nuestras células, pues son alimentos con procesos muy sencillos, sin sonservantes y sin “extras” innecesarios añadidos. Cosa que nuestro aparato digestivo y nuestra sabiduría interior sabe agradecer y que se traduce en un sistema inmunológico fuerte, así como belleza interior y exterior.

– Porque la leche casera de almendras se digiere muy fácilmente (siempre que se haga como indico aquí), es rica en grasas de primera calidad, rica en calcio, tiene pocas calorías y además, a diferencia de cualquier otra leche, ya sea animal, vegetal, casera o empaquetada, esta es alcalinizante, lo que significa que promueve un entorno desfavorable para las enfermedades.

Ahora si, te dejo con una receta muy sencilla pero deliciosa de ensalada detox y las bolitas de almendra.  La puedes ver en el blog de Conasi.

 

ensalada detox quesitos almendra raw pulpa almendra

 

Compartir Artículo |

2 comentarios en “Ensalada detox y bolitas de “queso” de almendra y pimiento amarillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

    1. Hola Laura! la leche la puedes hacer sin pelar las almendras. Sale igual de buena. Pero para esta receta si que se tienen que pelar. Yo no las pelo siempre, sólo cuando quiero reutilizarla haciendo recetas de este tipo. Se que implica un poquito más de tiempo, pero de vez en cuando, merece la pena :) saludos! elka