Lalakitchen Coco Yogurt Sweet Dream

Lo mejor de tener hecho un yogurt de coco casero en tu nevera es que luego en muuuy poco tiempo y muuuuy fácilmente te puedes hacer cosas taaaaan ricas y taaaaan requetesanas como esta.

Este vasito de aquí, amigos míos, es la GLORIA. Es suave, cremoso, delicado… En su punto justo de dulzor, una mezcla perfecta de aromáticos sabores. Y ya ves. ¿habéis visto que sencillo y que ingredientes?

YOGURT DE COCO – MANGO – GRANADA – DÁTILES – OREJONES – AZÚCAR DE COCO…       ¡¡LISTO!!

Ayer tarde, precisamente en una reunión de trabajo, estábamos desgranando el concepto de comida sana: ¿qué es la comida sana? ¿cómo podemos diferenciar que es sano de lo que no? Cuando en la TV nos lanzan continuamente mensajes de que tal o cual galleta enriquecida es sana, incluso un helado hecho con azúcar invertido puede parecer saludable. Si, es fácil para la industria encontrar recursos con los que engatusar a un público que hoy más que nunca está receptivo a la comida sana (y todos los empresarios lo saben y se quieren subir al carro de ecología y salud). Finalmente, todos los ingredientes proceden del mundo natural. Todos tienen su origen en la naturaleza. Así que resulta fácil llevar al engaño si se es un poco ingenioso (y de esto las agencias y product managers saben un rato, hasta a Repsol nos venden como ecológica, yo no se a vosotros, pero a mi se me revuelve el estómago). El problema es a qué proceso al que se someten y también como han sido tratados previamente. Ese es el verdadero problema. Y ahí está el engaño.

Tenedlo presente porque esta es la verdad: cualquier producto que ha sido manipulado, pierde algo por el camino. A menos que esa manipulación sea una germinación o una fermentación. Cualquier producto que en su composición lleve alguna palabra extraña, ya no es un buen alimento para tu cuerpo.

La cocción, la congelación, los conservantes, la oxidación, la pasteurización… todos estos procesos afectan a la calidad del alimento, y cuanto más manipulado ha sido, más degradado llega a nuestro plato. Siendo a veces totalmente irreconocible por nuestro cuerpo, como es el caso de la margarina, que hoy en día tanta gente compra como opción saludable a la mantequilla. Incluso los productos que llevan conservantes artificiales y sales refinadas, por más saludables que parezcan, como unas olivas envasadas, ya están desnaturalizados y además de ser acidificantes, de poco nos sirven. Todos esos conservantes y demás se convierten en toxinas con las que nuestro cuerpo tiene que lidiar.

Dicho esto, quiero deciros que no soy partidaria de que os volváis locos con todo lo procesado, hasta rozar la locura, mirad, yo utilizo agave crudo y no crudo en mis postres y es un alimento que ha sufrido un proceso. Y también compro pastas de arroz y alguna otra cosa de vez en cuando. Se trata de tratar de que lo bueno sea la gran mayoría, ya está. De hacerlo lo mejor que uno puede, sin volverse loco.

Lo que si que me gustaría transmitiros es ese amor y esa conciencia hacia los alimentos crudos. Hacia los alimentos caseros, que han sido tratados con mimo y están carentes de ingredientes feos. Un alimento que ha sido elaborado en crudo y con productos frescos, te eleva a un nivel de satisfacción que supera todos los sentidos. Porque cuando eliges alimentarte con productos así no sólo disfrutas de la experiencia del sabor, si no que todo tu cuerpo vibra con ese alimento. Lo hace a un nivel energético que quizás no puedes palpar pero que existe y estoy segura de que puedes sentir en tu alma. Y si no ¿dime? ¿cómo te sientes por ejemplo cuando un día caluroso de verano aparcas todas tus buenas intenciones y te comes un helado industrial y cómo te sientes cuando te lo has preparado tu en casa, con dátiles, anacardos, plátano?  O ¿cómo te sientes al beber un zumo de frutas industrial y uno recién hecho en casa?, por no hablar de pasteles de mantequilla, huevo y azúcar blanco versus una tarta crudivegana…

Mira este postre de aquí. Obsérvalo. Es precioso. ¿a que si? Mira que colores, mira que frescura. Lee los ingredientes otra vez, ¿lo ves? ¿ves que proceso llevan? Batidora. ¡Ya está! este postre de aquí, queridísimos seguidores y amigos míos, es una verdadera oda a vuestra salud, a vuestra vida y a la vida de este planeta.

Desde este post os animo a coger realmente conciencia en vuestros alimentos. Elegid vida, elegid alimentos naturales, elegid procesos de elaboración mimosos, elegid amor para vosotros y para todos. Sed respetuosos con los animales. Creemos juntos un mundo de seres felices, radiantes, energéticos, regalémonos lo mejor, para que así podamos compartir nuestra energía y alegría con el resto del mundo.

 

COCO YOGURT SWEET DREAM

· Cantidad: 2-3 vasitos
· Tiempo: 15 minutos
· Utensilios: batidora pequeña

Ingredientes:

Yogurt de coco
Mango
granada

Mermelada de granada:

7-8 C de zumo de granada
3 orejones ecológicos
1 dátil medjool
1 c de azúcar de coco (opcional)

* Nota 1: Al ser cantidades pequeñas, es mejor trabajar con una batidora chiquitita tipo personal blender, pero si no tienes una, puedes doblar las cantidades para que te sea fácil triturar bien.

* Nota 2: ¡No dudes ni un segundo en cambiar los ingredientes a tu antojo! una mermelada de fresas o frambuesas o higos.. en fin, ¡las posibilidades son infinitas!

 

Preparación:

1. Haz una crema de mango triturando el mango en la batidora. Reserva

2. Haz zumo de media granada y pon las siete u ocho cucharadas en el vaso de la batidora junto con el resto de ingredientes y tritura hasta obtener una crema fina similar a una mermelada (ajusta cantidad de zumo u orejones según la consistencia que obtengas). Reserva.

3. Sirve en unos vasitos alternando capas a tu antojo.

* Nota: está claro que puedes modificar las frutas a tu antojo. En ese caso y si obtines una combinación ganadora, ¡please! Compártela conmigo! ;-)

 

* Por cierto, recordad que podéis comprar vuestros cocos en coco-fresh y que con el código LALAKITCHEN tendréis un descuento! ;-)

Compartir Artículo |

6 comentarios en “Coco Yogurt Sweet Dream

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    1. Hola Maria, la pulpa de coco es la carne de los cocos jóvenes, que son cocos frescos que vienen normalmente de Tailandia. En españa los comercializa http://shopcocofresh.com/ y los lleva domicilio. Si no los has probado te animo a hacerlo, son realmente deliciosos y saludables. Un abrazo! elka

  1. Buenas Elka una pregutica se podria hacer yogur de coco con coco rallado y rejuvelac??
    Muchas gracias y enhorabuena por tu blog, deseando aue saques el libro!!

    1. Hola Amor! no… no sería en absoluto lo mismo… ya que lo que le da consistencia de yogurt es la carne del coco… si que puedes hacerlo con anacardos o almendras y rejuvelac. Tienes una receta por aquí de ese yogurt, sólo modifica el agua por rejuvelac y ya está!. Gracias por tu mesaje!! ay, el libro, ¡que emoción!!!! besitos,

  2. Hola Lala!
    Acabo de descubriros a ti y a tu blog, y tengo que decir que todo tiene una pintaza increìble! Tengo ganas de ponerme con algunas de tus recetas!
    Y esta de desayuno me lo pide a gritos! Vivo en la isla francesa de La Réunion, y hay ciertos ingredientes que no se encuentran facilmente aquí, como la granada y su zumo. Me podrías decir por qué lo puedo sustituir, porfa?
    Muchísimas gracias de antemano!
    Un beso desde el trópico

    1. Hola Laura! oh!! ¡pues bienvenida! la granada la puedes sustituir por cualquier otra fruta que tengas a mano y esté de temporada. No tengas miedo por equivocarte, la receta te quedará deliciosa le pongas la fruta que le pongas! ;-) un saludo! elka