lalakitchen-chocolate-san-valentin-web-1

lalakitchen-chocolate-san-valentin-web-2

Aquí va la receta prometida, al completo y con versiones y opciones de los chocolates para enamorados.

Aunque tengo que confesar una cosa… el domingo cuando os avisé por las redes para que pusieseis a remojo el trigo sarraceno me olvidé de un detalle un pelín importante…  Idealmente se necesita una deshidratadora para esta receta ¡GLUPS!. ¡Aunque! visto el pequeño desliz que tuve, hoy he estado haciendo pruebas para secar el trigo sarraceno de otras maneras, y bueno, aunque debo reconocer que no queda en absoluto tan delicioso ni tan brillante ni acaramelado como en la deshidratadora, para esta receta en concreto nos servirá el apaño, pues como va a ir recubierto de un delicioso chocolate, apenas se va a notar ¡Así que si no tienes deshidratadora, no worries! (más adelante te explico cómo secar el trigo sarraceno con horno, estufa u otra fuente de calor). Y si tienes deshidratadora, prepárate para sorprenderte con el muesli de sarraceno más espectacular y delicioso que hayas deshidratado hasta la fecha.

¿Y porqué nos íbamos a liar a hacer unos chocolates y encima germinar el sarraceno, con lo fácil que es ir a una pastelería y comprar unos bombones?

Pues por muchos, muchísimos motivos, déjame que te explique algunos:

Para empezar, porque son súper fáciles, agradecidos y divertidos de hacer. Ya verás que lo vas a pasar bien, si no es así me lo dices y busco la manera de recompensarte por el tiempo perdido ;-)

Además porque no se puede comparar un detalle hecho por ti, con otro comprado en una tienda, no no no, no es lo mismo, algo hecho por ti, entregando tu tiempo, dedicación, pasión y cariño es igual a cualquier regalo comprado multiplicado x 10.000, ¿qué digo por x 10.000? no, perdón, ¡x 1.000.000!

Y porque no es lo mismo en absoluto regalar un chocolate que resta salud, que nos engorda y acidifica en exceso (con sus azúcares, chocolates, natas y mantequillas y lo que sea que lleve) que uno hecho con ingredientes de primerísima calidad, mimados por ti en todo momento para mantener intactas las propiedades de tan fantásticos ingredientes. Como que sus grasas permanezcan insaturadas (al no sobrecalentarlas) elegir con mimo el endulzante (puede ser de bajo índice glucémico como el sirope de yacón o el sirope de coco) germinar el trigo sarraceno para incrementar su calidad nutricional así como su digestibilidad o exprimir una remolacha para obtener un preciosísimo color, en vez de usar un terrorífico colorante alimentario, ¡socorro! ¿A quién se le ocurrió semejante barbaridad?.

Creo que todos los ingredientes de esta receta se encuentran fácilmente hoy en día en herbolarios, tiendas ecológicas y también en tiendas de frutos secos a granel (me refiero a las frutas liofilizadas) Sin lugar a dudas una tienda ecológica es lo mejor. Y si no en www.saludviva.es vas a encontrarlo todo y lo envían muy rápidamente (aquí no tienen las frutas liofilizadas, pero tienen unos arándanos deshidratados que son ¡ES-CAN-DA-LO-SOS!
Si no encuentras manteca de cacao cruda, acércate a una pastelería o bombonería y pide que te vendan una pieza, allí suelen tener, aunque casi seguro, esta no será cruda .

¿Qué más te tengo que contar? Ah, si! Verás que te dejo dos versiones para hacer el chocolate blanco. La opción 1, la de anacardos es la manera en la que lo he hecho siempre, teniendo un resultado perfecto y delicioso, la versión 2, con la leche de coco en polvo es mi nueva favorita ¿Porqué? Pues porque como sabrás si me sigues de hace un tiempo, cada vez soy más reacia al uso de anacardos, y es que estas frutas secas no son tan buenas como creemos, de hecho ni siquiera son crudas y además enmohecen muy fácilmente y bueno, mejor dejarlos para ocasiones contadas. Que si, que hacer unos bombones para regalar es una ocasión especial, así que si es una excepción no pasa nada. Yo lo comunico de nuevo porque a mi me interesa que sepas la verdad de todas las cosas. Para que puedas escoger conscientemente y no caigas en abusos (cosa que en un pasado me sucedió a mi).

Por cierto… sobra de decir que si no encontrases los chocolates para hacer tu propio chocolate blanco, siempre puedes comprar uno de calidad en una tienda ecológica y derretirlo (está claro, no es lo mismo, y no es algo que suelo recomendar, tan sólo estoy dando soluciones porque me siento en compromiso con aquellas personas que hayáis puesto el sarraceno a remojo y no lo tengáis fácil para encontrar los ingredientes).

Bueno, creo que ya me he enrollado algo más de la cuenta *LOL* (gracias por leerme hasta aquí).

Así que te dejo con la receta y si tienes cualquier duda o comentario ya sabes que contesto rápido.

¡Con todo mi cariño para que endulces los corazones de tus amores!

BOMBONES DE SAN VALENTÍN CON CHISPAS DE SARRACENO ENAMORADO

Cantidad: dos tabletas de chocolate (finas) o unos 20 bombones
Tiempo: 48 h germinado + 15 min elaboración + 12 horas deshidratado (opción horneado)
Utensilios: deshidratadora (idealmente) u horno

Ingredientes para el trigo sarraceno enamorado:

1 T de trigo sarraceno
1 remolacha fresca mediana ( 1/3 T de zumo de remolacha)
¼ T de sirope de coco, agave crudo u otro endulzante líquido natural (melazas, sirope de arce…)
¼ T de frambuesas liofilizadas (puedes sustituirlas por cualquier cosa que se te antoje)
2 o 3 C de arándanos liofilizados (puedes sustituirlos por arándanos deshidratados, por ejemplo)

Opción 1: Chocolate blanco sin leche:

250 g de manteca de cacao cruda
140 g – 1 T de anacardos crudos hechos harina
1/3 T de agave crudo
una pizca de sal

Opción 2: Chocolate blanco sin leche y sin anacardos:

250 g de manteca de cacao cruda
100 g – 1 T colmada de leche de de coco en polvo de salud viva
1 o 2 C de sirope de agave o sirope de coco
pizca de sal

Preparación:

1. Pon el trigo sarraceno a remojo durante 1 hora, pasado ese rato, escurre en un colador y enjuaga bien bajo el grifo. Deja en ese mismo colador, sobre un bol (para que recoja el agua). Ahora sólo te queda germinarlo. Todo lo que tienes que hacer es dejarlo sobre la encimera de tu cocina y acordarte de regarlo 3 veces al día. Lo mejor es que lo riegues bajo el grifo, asegurándote que le llega el agua a todos los granos de sarraceno. Estará listo en unas 36-48 h, dependiendo de la temperatura ambiente. Al trigo sarraceno le gustan mucho las temperaturas cálidas y el agua .

Sabrás que está listo cuando veas que le sale el tallo. Llegado a este punto, éste crece muy rápido. No queremos que tenga un tallo más grande que el propio grano (pues se hace más fuerte de sabor), así que si no puedes pasar al siguiente paso en seguida, mejor que lo guardes lo más seco que puedas, dentro de un tupper, en la nevera hasta su uso.

2. Una vez germinado ya está listo para hacer el crujiente. Así que exprime la remolacha – Si no tienes extractor o licuadora puedes rallar la remolacha bien fino y ponerla en un trapo, tela, o bolsa de hacer leche vegetal y exprimir para extraer el jugo a mano. Eso si, ¡utiliza una tela a la que no tengas mucho aprecio o que quieras teñir de un bonito color remolacha! Porque eso va a suceder y luego no podrás hacer que regrese a su color anterior – .

3. Pon el trigo sarraceno, el jugo de remolacha y el sirope en un bol y mezcla muy bien con una espátula o cuchara que no sea de madera.

4. Extiende sobre una hoja de teflex de la deshidratadora y lleva a deshidratar unas 12 o 15 horas a 44 °C o hasta que el trigo esté crujiente y seco y el caramelo líquido haya desaparecido.

5. Si no tienes deshidratadora, tienes dos alternativas, en ambas utiliza una bandeja de horno y coloca encima una hoja de silicona o de papel antiadherente. Extiende la mezcla de sarraceno enamorado encima.

En horno: calienta el horno a unos 100 °C como máximo y si no tiene aire deja la puerta abierta unos centímetros. Deja que se cocine así a temperatura muy suave unas dos horas, poniéndote una alarma  cada media hora para chequearlo y removerlo.

Sobre una estufa, radiador o similar: pon una pieza de pizarra o similar encima del aparato y sobre esta la bandeja del horno, deja que se cocine así suavemente el tiempo que necesite hasta que el trigo quede crujiente, ponte una alarma cada media hora para chequearlo y removerlo.

6. Cuando se haya reducido todo el líquido y el trigo sarraceno esté bien seco, ya lo tienes listo para hacer los chocolates. Déjalo enfriar unos minutos y añade las frambuesas liofilizadas troceadas y los arándanos.

7. Para preparar el chocolate opción 1, con anacardos, primero tritúralos para hacerlos harina en un aparato que te lo permita (molinillo de café, personal blender, batidora, termomix…). Reserva.

8. Derrite la manteca al baño maría suave (mira aquí como hacerlo) y una vez derretida añade el resto de ingredientes. Mezcla bien. Si ves que te queda con grumos, lo mejor que puedes hacer es poner todo en el vaso de la batidora (asegurándote que está bien seco) y batir hasta que desaparezcan los grumos.

9. Pon de nuevo en un bol, añade los sarracenos enamorados y rellena los moldes de silicona que tengas. Quedan muy bonitos en moldes de madalena, pero también en tabletas de chocolate o si no tienes molde de silicona puedes forrar cualquier molde con papel film y volcar allí el chocolate.

10. Introduce ½ hora en el congelador para que se endurezcan bien. Retira de los moldes y guarda en la nevera hasta su uso. Estos chocolates una vez fuera de la nevera aguantan muy bien temperaturas cálidas.

11. Para hacer la versión de chocolate 2 (mi favorita si tienes acceso a leche de coco en polvo) sólo tienes que tamizar la leche de coco en polvo y añadir a la manteca cuando esté derretida, junto al endulzante y sal y mezclar bien. Luego añades los sarracenos enamorados y viertes en tus moldes favoritos.

No hay chocolates más deliciosos, amorosos y sanos que estos. ¡No te los comas todos! Busca un envoltorio bonito y demuestra tu amor a esa persona tan especial que te acompaña :-)

 

  • lalakitchen-chocolate-san-valentin-verticales-web-1
  • lalakitchen-chocolate-san-valentin-verticales-web-1

 

Compartir Artículo |

22 comentarios en “Chocolates de San Valentín con chispas de sarraceno enamorado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

  1. Hola Elka,
    Yo quiero hacer esta receta sin anacardos pero no encuentro leche de coco en polvo, he encontrado harina de coco, crees q puedo usar esto en vez de la leche?? Si no creo q tb he visto leche de almendra en polvo… Que crees q puede quedqr mejor para sustituir la leche de coco en polvo??
    Muchas gracias!!

    1. Hola Meritxell… uufff… difícil pregunta… yo si no tuviese la leche de coco en polvo iría directa a los anacardos. Definitivamente harina de coco NO. Quizás puedes probar con leche de almendra en polvo, yo no la he visto ni usado nunca,, pero si es blanca y ligera y dulzona será perfecta. La leche de coco en polvo la encunetras en saludviva.es y también en Biospace.com un abrazo! elka